Sexo rápido o “un rapidito”. La guía para disfrutarlo

Cuando hablamos de sexo rápido nos referimos a un encuentro sexual no planeado fruto de un enorme calentón, una atracción sexual irrefrenable que precisa de una rápida solución. Este tipo de sexo podemos practicarlo tanto con nuestra pareja como con un desconocido, pasando por un rollo de verano o un ligue de una noche. Para ello es preciso contar con un elevadísimo grado de espontaneidad. Y es que esta enorme excitación se traduce en un “aquí te pillo, aquí te mato” en toda regla ;)

 

Sexo rápido WC

 

Todo empieza con una mirada, un roce, un breve intercambio de palabras o incluso sólo con un pequeño tropiezo. Y a partir de aquí se desencadena una excitación creciente, de forma exponencial, que acaba con un polvo rápido en el lugar más inesperado.

 

El sexo rápido lleva consigo un componente de adrenalina que convierte la experiencia en algo muy especial. Normalmente, además, debido a la poca planificación, existe el riego de ser pillados, y ello hace que el sexo sea todavía más excitante. Por último, el componente de prohibición intensifica la aventura, haciendo que “un rapidito” sea de lo más agradable.

 

Algunos de los lugares más recurrentes entre amantes para disfrutar del sexo en esta modalidad exprés son los siguientes:

 

1. Un WC público: Es uno de los lugares más recurrentes porqué permite privacidad y puedes encontrar uno en casi cualquier lugar. La postura más habitual es los dos de pie y penetrando a la chica por detrás. Pero los más experimentados encuentran otras formas de hacerlo, ya sea el chico sentado y ella encima o por delante, con la espalda curvada hacia atrás y una pierna encima del retrete. Cuidado con los gemidos, es muy fácil que os pillen infraganti.

 

2. El coche: Hablamos de otro clásico entre los clásicos, un lugar muy común para tener sexo rápido. Si optas por esta opción, intenta aparcar el coche en un lugar poco transitado ya que la actividad sexual desatará sospechas. Dos grandes indicadores son los cristales empañados y el movimiento de la suspensión del coche. Una buena inversión son los cristales tintados, te ayudarán a mantener la privacidad.

 

3. Un probador de una tienda de ropa: Mucho cuidado con los nuevos diseños de probadores en los que la parte de abajo queda abierta. Es el lugar perfecto para un polvo rápido, siempre con la excusa de probarse unas cuantas prendas y que tu pareja pueda ver cómo te quedan. El espejo servirá para que la experiencia sea todavía más excitante, pudiendo ver vuestros cuerpos reflejados al ritmo de vuestro encuentro.

 

4. La discoteca: La noche confunde y los rincones poco iluminados pueden ser suficientes para disfrutar del sexo de forma apasionada. Una falda puede ayudar, así podréis disimular perfectamente el punto de unión carnal. Podrás gritar y gemir sin miedo, la música esconderá tu placer.

 

5. La oficina: ¿Se te ocurre mejor manera de liberar las tensiones acumuladas tras horas de trabajo? Seguro que después de un poco de sexo rápido podréis volver al trabajo y ser incluso más productivos que antes.

 

6. El cine: No es por casualidad que muchas parejas van al cine y se sientan el las últimas filas, las llamadas filas de mancos. Todo empieza con una mano debajo del pantalón y acaba al ritmo frénetico del calentón.

 

Existen otros millones de lugares distintos donde disfrutar de un “rapidito”. Lo mejor es no pensar mucho y dejarse llevar por el momento en el lugar donde nos pille el calentón. Y es que el sexo es un juego con muchas posibilidades.

El sexo rápido también puedes tenerlo contigo mismo o misma, un calentón convertido en una rápida sesión masturbatoria en cualquier rincón. Te aconsejamos que lleves siempre contigo tu Vibrador o Masturbador Masculino.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.