Sexo Anal para Todos. ¡Aprende a disfrutarlo de una vez por todas!

Empezamos con un poco de culturilla general. El sexo anal es una práctica sexual que consiste en la estimulación y posterior penetración a través del ano y del recto. Hoy en día su práctica está muy extendida entre parejas homosexuales y cada vez más entre parejas heterosexuales. Es la tercera práctica sexual más extendida después del sexo vaginal y oral. Varios estudios revelan que aproximadamente el 40% de las parejas heterosexuales lo realizan en alguna ocasión. Además, es una práctica masturbatoria que se está popularizando no sólo entre mujeres y hombres gays sino también entre hombres heterosexuales.
 

 
Y ahora vamos al tema. No importa si eres mujer, hombre, heterosexual, lesbiana, gay… ¿Por qué no disfrutar de tu culo tanto como quieras? Hoy hablaremos del sexo por detrás y de cómo hacerlo placentero.Te invitamos a que leas con atención y que dejes de lado cualquier prejuicio. Porqué, si te gusta pasarlo bien y disfrutar del sexo, no puedes dejar pasar la oportunidad de disfrutar de todos los recursos que te brinda la naturaleza. Chicos heterosexuales, ¡vosotros también! Disfrutad de la masturbación anal y dejad que vuestras mujeres disfruten de vuestro trasero. No es sólo cosa de gays, es un tema de placer para todos.
 
Ya lo veis, son muchas las personas que lo pasan genial mediante la estimulación anal y muchas también las que confiesan llegar al orgasmo a través de su ano. Ahí detrás encontraréis infinidad de terminaciones nerviosas esperando ser estimuladas. Los chicos, por vuestra parte, tenéis la maravillosa próstata que tanto placer puede ofreceros si aprendéis a llegar a ella.
 
El placer anal no se limita al pene de un hombre, también podéis estimular vuestro ano con un dedo, un par de ellos, algún juguete sexual como los Dildos Anales (diseñados especialmente para este tipo de sexo) o hasta cualquier objeto no destinado a ello. Aunque mucho cuidado con estos últimos, todos hemos escuchado en alguna ocasión historias divertidas de hospital.
 
Para las chicas más osadas, ¿habéis pensado en ser doblemente penetradas, vaginalmente y analmente? ¡Tenéis que experimentarlo en alguna ocasión! Para ello podéis usar dos hombres, un hombre y un juguete, un hombre y algún dedo, dos juguetes, un juguete y los dedos… Las posibilidades son infinitas, sólo depende de ti que las exprimas al máximo.
 
Otra posibilidad es que una mujer penetre a un hombre. ¡Me encanta! No existe nada más erótico y morboso que intercambiar por un día los papeles. Chica, asume el control y ofrece placer anal a tu chico. Seguro que él disfruta de lo lindo y tú también viendo cómo se deshace de felicidad. Para ello existen unos arneses y dildos anales específicos llamados strapon (también utilizados por chicas lesbianas). La práctica de esta variante sexual se llama pegging.
 

 
Os animamos a frotar y a penetrar; a tocar, besar y lamer. En definitiva, a disfrutar y a gozar como nunca de esta peculiar y placentera parte del cuerpo. Para ello os dejamos unos tips que esperamos os sean de utilidad. Si los seguís os garantizamos que pasaréis momentos inolvidables, a solas y en pareja, y experimentaréis orgasmos exquisitos que os harán mucho más felices.
 
  1. Lo primero que debes hacer es intentar ir al baño, así minimizarás riesgos de manchas durante el juego. Luego pasa por la ducha y lávate con agua caliente. Aquí puedes empezar ya con los preliminares. Si te masturbas mientras acaricias tu ano verás cómo poco a poco relajas tu trasero. Es momento de lavarte bien con un buen chorro de agua a presión que penetre mínimamente por detrás.
 
  1. Relájate y disfruta del momento. El sexo anal requiere de mucha excitación. Los juegos preliminares son mucho más importantes todavía que con el sexo vaginal. Las paredes del ano son más rígidas y necesitas que estén bien relajadas antes de introducir nada contundente en tu interior. No tengas prisa, tómate tu tiempo. Si estás en pareja aprovecha para que te bese, te lama y relama el orificio anal. No tengáis prejuicios. Con la higiene necesaria tu trasero estará más que limpio. No cabe decir que pocas cosas existen más placenteras que sentir como te chupan y te meten la lengua por el culo. ¡No tiene precio! Piensa que este tipo de placer puede ser mutuo y podéis disfrutar ambos de él. ¿Existe algo más bonito?
 
  1. Lubricación y más lubricación. A diferencia de la vagina, la zona anal no ofrece prácticamente lubricación natural. Es para ello existen los Lubricantes Anales, pensados específicamente para esta práctica sexual. Con un mayor espesor garantizarán el disfrute. No dejes de lubricar continuamente tu trasero y verás como la experiencia se vuelve mucho más que placentera.
 
  1. Poco a poco. El sexo anal pide tiempo y tienes que ir avanzando lentamente. Ya sea masturbándote o en pareja, el ano es el que marca el tempo. Empieza estimulándolo externamente con mucha lubricación y poco a poco ve entrando en él. A medida que la excitación aumente tu culo será el que te pedirá guerra. Verás cómo las paredes se van relajando y te anima a entrar cada vez más. No tengas prisa, escucha tu cuerpo o el de tu pareja. Una vez en el interior realiza movimientos lentos, entrando y saliendo ligeramente, y poco a poco aumenta la velocidad. Detente tantas veces como sea necesario para lubrícarte. Con la relajación suficiente, la excitación por las nubes  y la lubricación idónea podrás emprender el viaje al placer anal y mantenerte en ese maravilloso paraíso durante tiempo indefinido.
 
  1. Estímulos complementarios. El sexo anal puede ser delicioso por sí solo pero puede ser todavía mejor si lo unes a otros estímulos. Aprovecha para masturbarte mientras disfrutas del sexo anal. Así conseguirás que el placer aumente y que puedas sentir orgasmos que te lleven hasta el mismísimo cielo.
 

 
Esperamos que a partir de hoy amplíes tu horizonte y te pongas manos a la obra a disfrutar de tu cuerpo como nunca lo has hecho antes.

Comentarios

Patricia

Patricia dijo:

¡Muy interesante! Siempre he sido un poco reacia a ello pero después de leer los consejos creo que lo probaré. Mi marido se va el jueves de viaje un par de días y aprovecharé para hacerlo sola en casa con mis juguetes. ¡Si me gusta ya se lo haré saber!

Julia

Julia dijo:

A mi me encanta que mi marido me la meta por el culo y se corra dentro. Lo hacemos muy a menudo, lo recomiendo a todo el mundo. Lo que no he probado es hacérselo yo a él, lo plantearé a ver que dice.

Irina

Irina dijo:

Yo tuve una experiencia muy mala con el sexo anal, tipo escapes… lo pasé fatal, en serio.Si lo vuelvo a hacer voy a asegurarme que todo está limpio, pero no es tan facil, yo también intenté limpiarlo todo bien antes y igualmente me pasó esto.

álex

álex dijo:

Jajajajajaa, qué marrón, no? :)

Marta

Marta dijo:

A mi las primeras veces me dolía un montón. Usaba lubricantes y eso, pero nada. Lo que probé que me va genial ahora son los dilatadores, que relajan la zona y la dejan un poco insensible.

Bea

Bea dijo:

Irina, a mi me pasa eso con mi novio y me muero…

SEKOSARU

SEKOSARU dijo:

Somos pareja heterosexual y ambos disfrutamos tanto de dar como de recibir. Nos encanta.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.