¿Quieres ser mi follamigo? Tips para que así sea.

Llevo varios días queriendo hablaros de los follamigos. Si tienes uno se cumple aquello de que “los amigos están para lo bueno y para lo malo”. Y es que en momentos de soledad sexual tienen la capacidad de proporcionarte muy buenos ratos.

 

 

La palabra follamigo está compuesta de dos términos que, aunque tradicionalmente se consideran casi antagónicos, os aseguro son más que compatibles. Por un lado la palabra “follar” o copular, fornicar, aparearse… Y por el otro “amigo”, colega o compañero. Es decir, un amigo con el que follar.

 

Si nos adentramos en el verdadero significado de follamigo descubrimos que es aquella persona de confianza a quien acudes cuando buscas sexo y quieres un plan rápido. Eso no implica que tirarte a tu follamigo sea un plan B; y mucho menos todavía que se trate de un mal amante. Si fuera malo y no te gustara follar con él tendría la categoría de amigo, a secas.

 

A continuación os dejo unos cuantos tips que deben cumplirse para que un follamigo sea simple y llanamente un amigo con el que pasarlo bien en la cama. Así evitarás cualquier malentendido y la amistad será duradera.

 

  1. La relación consiste única y exclusivamente en sexo. Evita en todo momento establecer cualquier lazo afectivo que pueda complicar las cosas. Se trata de amistad y sexo, nada más.
  2. Una vez terminéis de copular debes volver al plano de la amistad. No te recrees en caricias ni conversaciones demasiado sentimentales y profundas que puedan llevar a algo más. Eso podría cambiar el plano emocional y, en consecuencia, el tipo de relación actual.
  3. Al día siguiente que te veas con esta persona actúa como si nada hubiera pasado. Recuerda que sigue siendo una amistad y nada más.
  4. No existe ningún compromiso en repetir la experiencia. Si sucede será porqué las circunstancias así lo han querido. Forzar la situación puede implicar romper la amistad.
  5. Lo sucedido es cosa única y exclusiva de vosotros dos. Es mejor no compartirlo con nadie. Las historias contadas en boca de otros acaban distorsionadas y eso suele llevar a ciertos malentendidos.

 

En definitiva, si se siguen estas pequeñas pautas y ambas partes las tienen claras, la experiencia de tener un follamigo es fantástica. Con él o ella te divertirás y te reirás. Pasaréis momentos fantásticos de sexo sin prejuicios ni complicaciones extras. Disfrutarás acostándote con esta persona y tendrás orgasmos maravillosos. Y es que se trata pura y llanamente de vivir y explorar nuevos caminos dentro de la amistad y del sexo.

 

Lisa Rose 16 octubre 2014 2 etiquetas (mostrar)

Comentarios

Rafael

Rafael dijo:

Lo difícil es preguntarle a una amiga si quiere ser tu follamiga.

Lorena

Lorena dijo:

Me hace gracia que la gente hable de follamigos. Yo me lié con mi mejor amigo y después nos distanciamos es muy dificil encontrar el equilibrio

Nestor

Nestor dijo:

Claro que si a disfrutar del sexo!!!!!!!!!!!

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.