Sólo para mujeres: cómo tener un orgasmo doble masturbándote. Paso a paso.

Hoy en día casi todas las mujeres practican la masturbación. Se trata de un momento muy íntimo que sirve para conocerse mejor, disfrutando del sexo a solas, siempre que quieras, sin restricción alguna.

No obstante, eso no implica que al hacerlo se obtenga el máximo placer posible. Es por ello que hoy hablaremos de cómo masturbarse para que disfrutes todavía más. Te damos las claves para tener un orgasmo doble en intensidad y gozar como nunca lo has hecho.

 

 

 

No importa si eres de las que le cuesta un poco llegar al orgasmo. Ni siquiera importa si nunca has alcanzado ninguno. Hoy sabrás cómo  hacerlo y a partir de ahora tu vida sexual será mejor. Vamos a ello paso a paso.

 

  1. Haz un hueco en tu apretada agenda y busca un momento tranquilo para dedicártelo a ti, sin prisas.

 

  1. Desnúdate completamente o déjate puesta alguna prenda sugerente que pueda excitarte. Tu sexo debe quedar al descubierto.

 

  1. Túmbate en un lugar agradable como tu cama, un sofá, una hamaca. Abre las piernas y ponte en situación, empieza la diversión.

 

  1. Si lo deseas, pon una película porno o deja a mano tu ordenador con algún relato erótico de aquella temática que tanto te gusta.

 

  1. Empieza acariciando tu cuerpo, prestando especial atención a tus zonas erógenas: tus pechos, muslos, tu culo. Pronto notarás como aparece un poco de excitación. Verás cómo tus pechos se endurecen, tu sexo se humedece y sientes ganas de más.

 

  1. Estimula ahora tu clítoris. Con una mano es suficiente. La otra puede continuar acariciando tu cuerpo. Empieza de forma suave, con delicadeza, tocando tu clítoris de forma indirecta. A medida que aumente la excitación puedes centrarte en él y aumentar la presión así como la velocidad en los movimientos. Recuerda que también puedes tocarlo de lado a lado, haciendo círculos… No cabe decir que una bala vibradora es ideal para este momento. Sus vibraciones en tu clítoris aumentan especialmente el placer.

 

  1. Toca tu Punto G. Para ello no dejes de estimular el clítoris. Mantén esa mano ahí y traslada la otra hacia este maravilloso punto de placer. El Punto G es esa zona interna de tu vagina situada en la parte frontal a pocos centímetros del orificio de tu vagina. La reconocerás porqué es rugosa y está hinchada. Mueve tus dedos en tu interior acariciándolo de arriba a abajo. Existen unos juguetes sexuales específicos llamados Vibradores Punto G, diseñados para estimular ese rincón tan especial del interior de tu vagina. Son más que recomendables, pregunta a tus amigas. 

 

  1. Ya sea mediante una pequeña bala vibradora y un vibrador Punto G o con tus dedos, continua prestando especial atención a estos dos puntos. Verás cómo pronto la excitación será tal que no podrás más que disfrutar de un inmenso orgasmo que sacudirá tu cuerpo doblemente; un orgasmo provocado por la doble estimulación de tu clítoris y el Punto G.

 

  1. Una vez llegues al orgasmo, ¡no pares! Sigue como hasta ahora, masturbándote del mismo modo. Si nunca has sentido un orgasmo múltiple es posible que este sea el momento. Muchas mujeres, al llegar al clímax, dejan de tocarse. Al continuar tienes muchísimas posibilidades de conseguir otro, y otro, y otro… Y convertirte en una mujer multiorgásmica con dobles orgasmos en intensidad de un día para otro.

 

Recuerda que todo es cuestión de práctica. Cuanto más practiques masturbándote mejor será tu técnica. Disfruta del cuerpo que tienes que es tuyo y sólo tuyo.

Lisa Rose 13 noviembre 2014

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.