Cómo bailar sobre el pene de un hombre. ¡Con vídeo incluido!

En innumerables ocasiones se ha hablado de la importancia del tamaño del pene. Hoy no hablaremos de ello pero sí diremos que algunas mujeres afirman que lo verdaderamente esencial es que el hombre sepa usarlo, que se mueva como es debido y, en definitiva, que le ofrezca el máximo placer surcando cada uno de los rincones del sexo de la mujer.

Pero, ¿qué pasa con el placer de los hombres? ¿Tienen que ser siempre ellos los que lleven la voz cantante? Chicas, dejad atrás esa actitud pasiva y demostrad a vuestra pareja de los que sois capaces. Asumid el papel dominante. Olvidad, de una vez por todas, la cómoda postura del misionero y deleitadlo ofreciéndole el baile del amor sobre su sexo.

 

 

Hay quien dice que bailar es hacer el amor con ropa. Pues bien, hoy hablaremos de hacer el amor bailando, moviendo las caderas y nalgas de arriba abajo, de lado a lado, consiguiendo que ambos os fundáis mientras realizáis la danza del amor.

Pero antes de entrar en detalle, para ilustraros, me gustaría que echarais un vistazo a este video. En él aparece un grupo de chicas bailando lo que se denomina Twerking. Hablamos de un tipo de baile que muestra a la perfección el arte de lo que hoy nos ocupa, y tiene una estética sexualmente espectacular. Fijaros en el chico, y es que este es el sueño que todo hombre querría ver hecho realidad: disfrutar del sexo con una mujer capaz de bailar ¡ASÍ! sobre su pene.

 

 

Pues bien, lo primero que debes hacer es conseguir que tu hombre esté tumbado, sobre una superficie plana, con su sexo bien erecto. Seguro que te las arreglas para que así sea, ya sabes que a ellos les encanta el sexo oral.

Entra en acción y móntate sobre él. Piensa que, a partir de este momento, eres tú quien controla la situación. Esta postura te permitirá infinitas variantes y, para todas ellas, tú decidirás el grado de penetración, los movimientos a realizar y el ritmo empleado. No adoptes una actitud repetitiva, la imaginación lo es todo. Una de las ventajas es que en esta ocasión decidirás hasta dónde quieres ser penetrada.

Este método es ideal para ambos porqué os permitirá mucha libertad. Tendréis las manos libres para acariciar vuestros cuerpos, las miradas podrán encontrarse y disfrutaréis de los gestos y rostros de vuestro amante, grandes indicadores de placer.

Además, permite que el hombre esté más relajado y pendiente de sus sensaciones. Le resultará más fácil comunicarse contigo y pedirte que reduzcas movimientos si así lo necesita, con la idea de no terminar antes de lo esperado.

 

Chica, este es tu momento. Apoya tu cuerpo sobre tus piernas y, si es necesario, ayúdate de tus manos para estabilizarte. Ahora sí, ¡que empiece el baile! Mueve tu cadera y pelvis controlando el ritmo y la intensidad.

Puedes empezar penetrando únicamente su glande y realizando círculos sobre él. Esta es la parte más sensible del pene de tu chico, conseguirás que se vuelva loco.

Luego aumenta el ritmo y deja que entre todo en tu interior. Alterna ritmos. Puedes parar completamente en algunas ocasiones, será un cruel castigo para ambos y un placentero premio cuando retomes tus movimientos.

Siéntate completamente encima de él y baila dulcemente. Aprovecha ahora para que tu clítoris roce su cuerpo y su pene descubra rincones dentro de ti nunca antes explorados.

Alterna todos estos elementos y ponle mucha imaginación. En el sexo no existen normas preestablecidas.

Y recuerda que también puedes cabalgarlo de espaldas a él. La vista de tu trasero junto a los movimientos de tus caderas harán que pierda el sentido, olvidándolo todo bailando al compás del amor…

 

¿Qué te parece esta forma de disfrutar del sexo?

Lisa Rose 21 noviembre 2014 1 etiquetas (mostrar)

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.