Guía para evitar la masturbación. 10 pasos para no caer nunca más en el pecado.

Masturbarse es malo, así lo defiende tanto la iglesia católica como muchas otras instituciones religiones. Se trata de un acto impuro, contrario a la moral, que puede acarrear efectos secundarios tan perjudiciales como la ceguera o que te salgan pelos en las manos.

Si en alguna ocasión has practicado la autosatisfacción (no queremos pensar en quienes lo hacen de forma habitual), puede que éste sea el momento de replantearte tu futuro sexual.

Foto: campaña "Amo a Laura". MTV

 

 Hoy nos preguntamos si vale la pena deslizar esa mano entre las piernas antes de acostarnos; si son realmente buenas esas húmedas duchas con nuestro vibrador preferido; o si estamos en lo cierto cuando sentimos enormes y placenteros orgasmos a solas mientras nuestra mente viaja y se instala en esa fantasía erótica tan calenturienta.

 Según la mayor parte de las religiones, además, masturbarse no sólo es malo sino que conlleva un sentimiento horrible: LA CULPABILIDAD.

 Pues bien, para quien quiera evitarlo, un foro cristiano ha publicado un manual llamado “10 pasos para no masturbarse”. No olvidéis compartirlos con vuestros amigos, puede que los ayude a sentirse mejor:

  1. Lo primero que debes hacer es pedir perdón al Señor por la Lujuria que has vivido hasta hoy y mostrar tu convicción para cambar de estilo de vida.
  1. Perdónate a ti mismo. Así dejarás de lado tanto la culpabilidad como el sentimiento de suciedad tras esos enormes orgasmos que has sentido al masturbarte.
  1. Evita estar solo. Apúntate a tantas actividades como puedas para distraer a tu mente. Por ejemplo: club de lectura, ajedrez…
  1. Mantén una disciplina de rezo y lectura de la palabra del Señor. Eso te hará fuerte para cuando vuelva a aparecer la tentación.
  1. No mires la televisión ni vayas al cine. Una sola escena de contenido sexual puede encender la llama interior. Ojo con los gimnasios, ¡son un mal lugar!
  1. Busca una iglesia cercana y congrégate a ella. Intenta formar parte de todas las actividades que realicen. Cuanto más estés con ellos mejor. Aliméntate de la palabra del Señor.
  1. Destruye todo el material erótico/pornográfico que puedas tener en casa e instala el control parental en tu ordenador y en tu teléfono móvil. Pide a algún amigo que mantenga la contraseña a resguardo, bien alejada de ti.
  1. Evita usar el correo electrónico. Algún amiguete podría mandarte una bromita con contenido sexual. Eso podría desencadenar en ti un desastre y llevarte al pecado de nuevo.
  1. Si tienes amigos que se masturban, aléjate de ellos. Y, sobre todo, no vayas a sus casas. Pueden ser un foco más de material erótico/pornográfico. Hay casos en los que los jóvenes se congregan en una casa para masturbarse juntos con el afán de ver quien llega antes al orgasmo. Eso puede hacerte recaer de nuevo.
  1. 10. Si has seguido todos los consejos pero aún y así vuelves a masturbarte… NUNCA TE DES POR VENCIDO Y VUELVE A EMPEZAR. EL SEÑOR TE ESTÁ ESPERANDO.
Lisa Rose 24 noviembre 2014 3 etiquetas (mostrar)

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.