Orgasmos en el gimnasio: 5 ejercicios para acariciar el cielo.

La prestigiosa revista Sexual and Relationship Therapy afirma que existen una serie de ejercicios que excitan a las mujeres. En algunos casos lo hacen tanto que éstas pueden llevar fácilmente al orgasmo.

En un estudio realizado con más de 500 mujeres, más del 45% de ellas llegó al clímax. Se trata, sin lugar a dudas, de un dato muy sorprendente. Si pensamos en la cantidad de mujeres que diariamente acuden al gimnasio, ¿cuántas de ellas disfrutan del placer además del deporte? Afortunadas ellas, no existe mejor combinación para tener una vida saludable.

 

 

Los ejercicios que excitan más son los que involucran la parte central del cuerpo, en especial la pelvis y los músculos del útero. También lo hacen los que, en cierta medida, precisan del levantamiento de piernas. Estos tipos de ejercicio provocan contracciones sin necesidad de que se realice ningún estímulo manual.

Cabe destacar también que hay otros factores que entran en juego con el ejercicio, como son la actividad cerebral, la temperatura corporal, la presión arterial y la alta frecuencia cardiaca.

 

Algunas de las actividades que implican este tipo de ejercicio son las siguientes:

 

Abdominales

Con las piernas en alto y cruzadas, empieza a realizar abdominales. La contracción y relajación de la pelvis y los músculos abdominales centrales crearán un estímulo que puede llevar directamente al orgasmo en solitario. La clave está en la tensión que tus piernas, que serán las que te aportarán ese estímulo extra.

 

Bicicleta

El movimiento de caderas junto a la fricción pueden excitarte de sobremanera. Inclina las caderas hacia adelante para que tu vagina, en especial tu clítoris, entren en contacto con sillín. Poco a poco irás aumentando la excitación, no dejes que decaiga y llegarás al orgasmo.

 

Silla romana

También se conoce como silla del capitán. Se trata de una máquina presente en casi todos los gimnasios, muy simple y efectiva. Está considerada como una de las mejores para el ejercicio abdominal. Si además tenemos en cuenta sus propiedades estimulantes, a partir de ahora debería ser un “must do” en todas tus sesiones de gimnasio.

 

Pesas

Cualquier ejercicio de pesas que implique el trabajo del suelo pélvico puede estimular a una mujer. Además, el hecho de trabajar esa zona hará que luego puedas tener más y mejores orgasmos durante las relaciones de pareja. Una forma efectiva de trabajarlo fuera del gimnasio son las bolas chinas. La contracción y dilatación es la que excita sin necesidad de manipulación alguna.

 

 Escalada

Ya sea en un rocódromo, cuerdas en gimnasio o en el exterior, esta actividad también contribuye a la excitación. Los músculos de la pelvis trabajan y, por tanto, estimulan. Si mantienes la cadera recta tendrás más posibilidades de éxito. Además, aprovecha cualquier oportunidad que tengas para jugar con la fricción. Te aportará el punto extra que necesitas.

 

La principal conclusión a la que llegan es que, además de la estimulación de la vagina, el clítoris, Punto G y ciertas zonas erógenas, existen otras fórmulas para que una mujer pueda llegar al orgasmo. No son tan evidentes ni generalizadas pero altamente efectivas en algunos casos.

 

Y tú, ¿a qué esperas a apuntarte al gimnasio? ;-)


Lisa Rose 03 diciembre 2014 2 etiquetas (mostrar)

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.