3 Juegos sexuales que querrás probar al llegar a casa.

El sexo es uno de los elementos más importantes en las relaciones de pareja. Si no funciona, normalmente las parejas no consiguen una estabilidad. Es importante encontrar nuevas formas de diversión en pareja para mantener siempre viva la llama de la pasión.

Empieza el año y con ello es momento de mejorar también en el sexo. Hoy os queremos proponer unos juegos sexuales muy sencillos pero que os harán pasar momentos íntimos muy placenteros.

 

1. Contrarreloj Sexual

Para llevar a cabo este juego sólo necesitareis un reloj con alarma o un cronómetro. La idea es muy simple: programad la alarma, cronómetro o cuenta atrás para que os avise a los 20 minutos de activarla. Durante este tiempo podréis dedicaros al arte del amor pero estará totalmente prohibida la penetración.

Mediante este juego tan simple disfrutaréis de los juegos previos y el mero hecho de la prohibición despertará en vosotros unas ganas casi irrefrenables de que pase el tiempo acordado.

Durante estos 20 minutos podréis masturbaros mutuamente, tener sexo oral, y jugar con los roces, las caricias… Jugad con las palabras y contaros las ganas que tenéis de penetrar y ser penetrada. Eso hará que la excitación sea todavía mayor.

Los juguetes sexuales están permitidos pero sólo aquellos que no impliquen penetración, como son las balas vibradoras, estimuladores sexuales

No cabe decir que una vez finalizado el tiempo disfrutaréis de uno de los mejores polvos de la historia. Eso sí, que no os extrañe que la pasión y las ganas de lo prohibido hagan que sea un poco más corto de lo esperado. ;-)

2. Sexo a ciegas

Hoy manda uno de los dos y será el/la encargado/a de proporcionar placer a su pareja. Para ello usará una máscara bondage y tapará los ojos de su amante.

A partir de este momento podrás disponer de tu pareja y hacerle lo que más te apetezca. Puedes añadir unas esposas y una pluma estimuladora para mejorar la experiencia.

Podrás acariciar, tocar, frotar, besar, lamer… la parte del cuerpo que más te apetezca con el fin de proporcionar placer y recibir placer a la vez.

Una idea: recuerda que tu pareja no puede verte, puedes también masturbarte en frente del otro de forma lasciva sin ser visto o vista. Sólo tus gemidos te delatarán.

3. Sabor de amor

Este juego es muy simple, consiste en comerse el uno al otro, ¡literalmente! Desplazaros hasta la cocina o un supermercado y escoged  aquellos alimentos que más os apetezca untar sobre vuestra pareja. No importa si es miel, nata, chocolate… Una vez en casa empieza el juego. Uno se desnuda y el otro permanece vestido.

Dedica el tiempo que quieras a untar y saborear a tu pareja, recreándote. Lo ideal es empezar por zonas erógenas y terminar con un buen sexo oral.

La excitación que produce estar desnudo y a merced del otro es espectacular. Disfruta del momento tanto en el momento activo como en el pasivo.

Lisa Rose 07 enero 2015 2 etiquetas (mostrar)

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.