Y tu, ¿qué haces cuando te excitas? Un post para reflexionar.

Al llegar a la adolescencia y durante el resto de nuestra vida, la sexualidad se convierte en algo inherente a cualquier persona, independientemente de su edad, sexo o condición sexual.

 

 

Existen múltiples estímulos, muy diversos, que despiertan nuestro apetito sexual y hacen que nos excitemos. Pero, ¿Vivimos y gestionamos la excitación todos de la misma forma? Y lo más importante, ¿somos capaces de sacarle el mayor partido o desaprovechamos las ocasiones?  

Hombres y mujeres lo viven de diferente manera y cada uno tiene su propia forma de excitación y peculiaridades concretas. Es muy importante que conozcamos cómo respondemos a los estímulos sexuales y aprendamos a canalizar su excitación para sacarle el mayor partido posible.

En cuanto a los cambios físicos, son muy evidentes: A los hombres les crece el pene y se les endurece, los testículos suben y se engrosan y los pezones se vuelven firmes y erectos; a las mujeres les aumenta la lubricación vaginal, se expande su sexo, aumenta ligeramente el tamaño de los pechos y los pezones tienen una erección.

Y llegados a este punto, ¿Qué hacemos? Jeje Estamos calientes, excitados, el cuerpo preparado y nuestra mente generando una serie de fantasías sexuales que nos gustaría llevar a cabo. Pues bien, hay dos caminos:

  • El primero es bloquear la excitación mediante pensamientos represivos al considerar que el momento en el que llega no es el adecuado.
  • El segundo es ir un paso más adelante y dejar que el cuerpo mande, llevando esa excitación a la estimulación sexual, ya sea junto a otra persona o de forma individual, masturbándonos.

Aquí es donde encontramos diversos tipos de personas, desde la que tiende a reprimirse siempre que puede a la que intenta por todos los medios aprovechar todas y cada una de las oportunidades que le brinda el cuerpo. Además, cuanto más nos dejemos llevar por la excitación, más veces transformemos la excitación en estímulo sexual y más fácil será que llegue el siguiente momento de excitación.

De vosotros depende que seáis personas sexualmente muy activas o viváis la sexualidad como algo pasajero que está ahí para hacer uso de ella en contadas ocasiones. Nosotros somos de los que pensamos que sólo se vive una vez y que el sexo es algo maravilloso que hay que aprovechar.

Hoy el post es algo distinto a los que solemos escribir pero queríamos evidenciar un hecho que a veces, por muy simple que parezca, pasamos totalmente por alto.

¡Feliz sexo a tod@s!

 

 

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.