Lo que nunca debes hacer a un hombre después del sexo.

Una noche de sexo no es sólo el acto en sí, conlleva un antes y un después. Tras la actividad sexual, hay quien prefiere hablar un rato o quien quiere comer algo e incluso quien agradece cerrar los ojos hasta dormirse. La lista es interminable, existen infinidad de cosas que se pueden hacer además de fumar el típico cigarrillo.

 

 

Pero hay una serie de acciones que pueden no gustar. Hoy os hablamos de las cosas que no suelen gustar a los hombres después de mantener sexo. Como todo en la vida, no es generalizable al 100% de los hombres, pero sí una muestra de lo que piensa la mayoría.

  • NO PIDAS PERDÓN POR LOS ERRORES QUE HAS COMETIDO. El sexo es cosa de dos y, como en todo, hay cosas que salen ben y otras no tan bien. Él tenderá a quedarse con los buenos recuerdos, no hagas especial hincapié en lo que ha salido mal. De otra forma quedarás fatal y harás que él también sienta que la experiencia no ha valido la pena.
  • AMENAZAR CON CASTIGARLO SIN SEXO LA PRÓXIMA VEZ. Típico de algunas mujeres, no todas. Es muy desagradable cuando se juega con ese tema, en cualquier momento. Pero todavía es peor cuando sale el tema justo después de tener sexo.
  • QUERER MÁS Y MÁS SEXO. Todos sabemos que la excitación de una mujer puede durar más que la del hombre. Estos, tras el orgasmo, requieren un periodo de “recuperación”. No lo agobies, déjalo rehacerse. Si te apetece más sexo vuelve al ataque pasados unos minutos. Y tras dos o tres veces, no quieras que rinda mucho más. Eso puede hacerlo un día en concreto, pero los hombres no son máquinas sexuales, necesitan descansar un poco. Si quieres más y más, piensa en masturbarte un poco. A él no le importará y, si realmente necesitas más, tú quedarás plenamente satisfecha .
  • CARICIAS INTERMINABLES. Unos cuantos mimos al terminar están bien pero no te pases. El cuerpo del hombre pide calma. Si te excedes en las caricias, pronto le entrará a tu chico un ataque de agobio y se preguntará si es necesario tanto cariño. Déjale un poco de espacio, te lo agradecerá.
  • DUCHARTE AL INSTANTE. Con ello él interpretará sólo una cosa: te sientes sucia y necesitas quitarte de encima cualquier rastro de él. Relájate y quédate tumbada un rato saboreando lo que has vivido. Ya tendrás tiempo de poner tu cuerpo debajo del agua.
  • ACTUAR COMO SI DESPUÉS DEL SEXO ÉL FUERA TU ESCLAVO. Algunas mujeres piensan que su amante tiene que estar eternamente agradecido porqué ella le ha regalado sexo. Tienden a pedirle al hombre que devuelva los favores realizados haciendo lo que ella quiera. Esa es una actitud muy negativa que hará que él se sienta fatal.
  • LANZARTE A LAS TECNOLOGÍAS. Una vez más, tómate con calma lo que has hecho y relájate. No le gustará nada que empieces a manipular tu teléfono móvil o enciendas la TV y busques tu canal preferido.
  • LARGAS Y TEDIOSAS CONVERSACIONES. El sexo es algo que une y crea vínculos especiales. Al terminar suelen aparecer conversaciones profundas y afloran los sentimientos. No te reprimas, habla con él. Pero no te excedas demasiado o se tornará insoportable.
  • COMPARAR CON DE EX AMANTES. Contrólate y guarda los recuerdos y experiencias anteriores para tus adentros. Es inevitable que te vengan a la memoria momentos vividos y aparezcan ciertas comparaciones pero él no tiene por qué saberlas, incluso si esta ha sido la mejor de todas. Si ha sido el caso, limítate a decir que ha sido genial, sin añadir nada más.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.