Sexo entre mujeres: 6 verdades del placer lésbico

El sexo homosexual se envuelve de mucho misterio. No obstante, se vive muy diferente si es entre hombres o entre mujeres. Parece que tendimos a discriminar el sexo entre ellos pero, ¿qué pasa cuando hablamos de sexo entre chicas?

 

 

Es aquí donde nacen una seria de fantasías y cierto morbo, tanto entre hombres como entre mujeres. A muchos hombres les gusta pensar que dos mujeres puedan disfrutar juntas y muchas mujeres también confiesan sentir cierta atracción. Una de las fantasías sexuales más extendidas entre ellos es tener sexo con dos chicas y que ellas participen no sólo con él sino también entre ellas. En lo referente a mujeres, aunque no sean lesbianas, sí fantasean en ocasiones con una relación esporádica con otra mujer y les gusta visionar pornografía lésbica.

¿Qué pasa en la cama cuando dos mujeres se encuentran? Hoy os desvelamos algunos de los secretos de alcoba.

 

 

  1. El placer es inmenso. A diferencia de algunas relaciones heterosexuales en las que cuesta que ambos lleguen al orgasmo, entre chicas es más fácil que ambas disfruten hasta el éxtasis y lo hagan de forma multiorgásmica. Ello se debe a que dedican más tiempo a las caricias y a los juegos preliminares.
  2. El papel masculino de una de ellas. Se tiende a creer que una de ellas hace de hombre y la otra de mujer. Aunque en ocasiones sí existe un rol por así llamarlo masculino, no siempre es así. Hay muchas parejas de mujeres en las que la feminidad es manifiesta y no destaca un rol sobre el otro, son simplemente dos mujeres que se atraen mutuamente.
  3. Compenetración en la cama. Proporcionar placer a una mujer siendo mujer parece que sea más fácil, ya que conocen perfectamente la anatomía femenina. Pero hay que tener en cuenta también que cada persona es un mundo y lo que le puede gustar a una puede no gustarle a la otra. De la misma forma que entre parejas heterosexuales, ellas también tienen que hacer un esfuerzo y descubrir qué es lo que más placer le proporciona a su pareja.
  4. El uso de juguetes como vibradores, dildos… No cabe duda que los juguetes sexuales toman un papel importante ya que facilitan los juegos de penetración, estimulación del clítoris, sexo anal… Pero ello no significa que los usen siempre. También pueden disfrutar de sesiones muy placenteras sin necesidad de elementos externos. Hay momentos para todo.
  5. Atracción inherente entre mujeres. Las mujeres, independientemente de su condición sexual, tienen una relación mucho más estrecha que los hombres. Es muy habitual que se besen, se abracen o acaricien sin que ello implique que sean lesbianas. Es más, hay estudios en los que se afirma que el 80% de las mujeres estaría dispuesta a tener en alguna ocasión una experiencia lésbica o que al menos fantasearía con ello. Eso no significa, para nada, que todas las mujeres sean lesbianas.
  6. El sexo homosexual parece que vaya ligado a la promiscuidad y al sexo en grupo. Nada de eso. Estos términos son más propios de las personas, ya sean heterosexuales o homosexuales. De penderá de cada uno que le guste vivir la sexualidad de una forma u otra.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.