Sí al sexo anal. Te contamos sus beneficios.

El sexo anal es una práctica sexual cada vez más extendida, no sólo entre el sector gay masculino sino entre mujeres y cada vez más hombres heterosexuales.

No cabe decir que el sexo por detrás tiene mala fama y socialmente está poco aceptado. Eso se debe a que se considera algo sucio. Pero la realidad es otra muy diferente. Hoy os contamos por qué se está popularizando y qué ventajas tiene disfrutar de él.

 

 

No es doloroso. El sexo anal, a diferencia del vaginal, requiere de ciertas medidas previas. Se trata de una zona no lubricada y que precisa de una gran excitación para que se relaje y no provoque dolor. Pero una vez superado eso, aplicando el lubricante anal adecuado y estimulándolo poco a poco y sin prisa, el resultado es maravilloso. El ano tiene infinidad de terminaciones nerviosas, tanto en hombres como en mujeres. Una buena sesión de sexo anal puede ser de las mejores que hayas tenido nunca y puede aportar enormes orgasmos.

Sensación de prohibido. Tener sexo anal significa dar un paso más y querer disfrutar de la sexualidad en todo su esplendor. Al practicarlo sentirás que estás explotando tu lado más salvaje y la excitación será enorme. Es algo que está envuelto de mucho tabú, ¡disfrútalo!

Control y sumisión. Al hacerlo se mezclan ambas cosas. Por un lado te sometes a tu amante, dejando que entre por tu puerta más prohibida. Pero a la vez tendrás el control ya que se volverá totalmente adicto a ti y a lo que le das.

Fomenta la autoestima. Disfrutar de tu cuerpo, sin restricciones, te da libertad. Es una excelente manera de decirte a ti mismo o a ti misma lo especial que eres y la capacidad que tienes de sentir y ofrecer placer. El sexo vivido con plenitud hará que te sientas sexualmente mucho más hombre o mujer.

Orgasmos más intensos. El sexo anal bien hecho implica un grado de excitación enorme y te situará en una dimensión mucho más cercana al orgasmo. Al estimularte irás acercándote al orgasmo, sentirás una enorme libertad y control de la situación y todo ello repercutirá en una explosión de placer mucho más intensa que la que proporciona el sexo tradicional. Además, ten en cuenta que, mientras practicas sexo anal, puedes añadir sensaciones estimulando también tu sexo. Con ello obtendrás doble placer.

Juguetes anales específicos. Existen plugs, dildos y vibradores diseñados únicamente para el sexo anal. Su forma se adaptará a tu cuerpo y, en los hombres, permitirá estimular el tan preciado Punto P (la próstata).

Comentarios

MIGUEL ANGEL DELPRATO

MIGUEL ANGEL DELPRATO dijo:

como puedo convencer a mi novia para que lo intente?

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.