Viernes 13. ¡Cómo disfrutar de un sexo de muerte!

Tener una vida sexual placentera predispone a la felicidad. Así lo demuestran innumerables estudios. Para ello influyen diferentes aspectos como por ejemplo la frecuencia con la que se mantienen relaciones sexuales. El factor más importante a tener en cuenta es la calidad.

Aprovechando esta fecha tan significativa, y llevándola al terreno sexual, hoy os contamos cómo tener un sexo de muerte o, lo que es lo mismo, cómo tener el mejor sexo posible.

 

 

 

Existen ciertas claves que pueden ayudarte a disfrutar y sentir el máximo placer posible. Aquí van:

 

  1. Deja de lado las inseguridades. No importa si se trata de tu pareja estable o un amante por un día. Lo esencial es que la persona con la que estás compartiendo cama te ha elegido y tú la has elegido también. A partir de este momento, siéntete libre y disfruta del momento que compartes. Eres sexy, tienes sensualidad y le atraes. ¡A por todas!
  1. No apagues la luz. Vive el momento con la máxima intensidad posible. Recréate en lo que estás haciendo, juega con las miradas, obsérvalo todo. Esa es una actitud que hará que la excitación esté por las nubes. “No apagues la luz” son sólo significa que literalmente no le des al interruptor sino que además es una forma de ilustrar que debes vivir la experiencia sexual con todos los sentidos. Disfrutarás más y harás que tu amante también lo haga.
  1. Acaricia su cuerpo entero. El órgano sexual es el punto erógeno más importante pero no el único. Explora y ofrece placer desde la cabeza hasta los pies. Juega con todo tu cuerpo y acaricia todo su cuerpo. La experiencia será mucho más gratificante.
  1. No vayas directo al grano. El sexo no es únicamente penetración. Relacionado con el punto anterior, y centrado en los preliminares, disfruta masajeando a tu amante, masturbándole, dando y recibiendo sexo oral… En definitiva, disfruta del sexo sin prisas, eso hará que la excitación vaya creciendo y os preparará para que el acto en sí sea todavía mejor.
  1. Expresa lo que te gusta y pregunta lo que quiere. Hazlo mediante lenguaje corporal y con palabras. Si intercambiáis vuestras necesidades podréis ofrecer y recibir exactamente lo que os apetece en cada momento. Así no quedará nada en el tintero y disfrutaréis del sexo como nunca. Además, el mero hecho de preocuparse el uno por el otro aumentará vuestra autoestima.
  1. Toma la iniciativa. El sexo no es únicamente tumbarse en la cama y dejar que te hagan cosas. Evidentemente hay momentos para todo, el rol pasivo funciona de maravilla en ciertas ocasiones. Pero si tomas la iniciativa aportando nuevas prácticas, posturas… disfrutaréis muchísimo más y la excitación será infinita.
  1. Gime, grita, dile cosas obscenas. Externaliza tus sensaciones y verás cómo tu amante reacciona positivamente a ellas. Al reaccionar de forma positiva y desinhibida crearás un ambiente muchísimo más erótico y hará que los dos os entreguéis al máximo. Un detalle más para que la noche sea perfecta.
  1. No te cierres a nada. Todo vale entre dos amantes, no pongas barreras al placer. Deja que el amor fluya entre vosotros y déjate llevar hasta donde sea. Sólo así vivirás nuevas experiencias extremadamente placenteras que jamás hubieras soñado antes. Por ejemplo, atrévete a incorporar juguetes sexuales en tus relaciones de pareja; vive el sexo anal en todo su esplendor; etc… No hay nada peor en el sexo que la monotonía.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.