12 señales que indican que tu jefe necesita un buen polvo

El sexo es una faceta importante para cualquier persona. Aunque no lo creas, lo es incluso para tu jefe. Si tiene buen sexo será una persona afable y respetuosa con sus empleados. Si por el contrario tiene una vida sexual pobre o nula, la cosa cambia.

 

 

Hoy nos centramos únicamente en aquellos jefes que denotan problemas sexuales agudos, aquellos que necesitan un buen polvo o, lo que es lo mismo, que están mal f****dos. Los hay en numerosas empresas y organizaciones. Debería preocuparnos desde el punto de vista social, analicemos un poco las actitudes que así lo demuestran.

Un jefe malf****do es aquel tipo que se decida a humillar y pisotear a cualquier subordinado que tiene a mano. Eso sí, su actitud será ejemplar hacia aquellas personas que ocupan posiciones superiores. Son especímenes que insultan, invaden cualquier territorio que está  a su alcance, ironizan de forma cruel con sus subordinados, destacan siempre los errores de los otros y esconden los suyos o los endosan a terceros. Su mezquindad es tal que consiguen el odio de la práctica totalidad de la plantilla.

 Las señales inequívocas que indican que tu jefe es uno de ellos y por tanto necesita un buen polvo son las siguientes:

1. TIENE MUCHOS AYUDANTES. La falta de sexo le impide pensar con claridad y no realiza su trabajo con efectividad. Es por eso que precisa de muchos asistentes que hagan su trabajo.

2. SE SALTA LAS REGLAS. Al no poder interactuar sus neuronas con normalidad, no es capaz de seguir las reglas. Prefiere pensar que no están hechas para él y se las salta todas.

3. PREJUZGA CONSTANTEMENTE. Su opacidad mental lo lleva a prejuzgar a las personas en función de su posición y no es capaz de ver que detrás de la posición hay una persona como él.

4. PIDE TRABAJOS EXTRA. Al no poder llevar a cabo sus fantasías sexuales en la cama, lo sustituye pidiendo que realices tareas especiales en el trabajo. Aunque de forma estéril, es la única vía que encuentra en busca de su felicidad.

5.TE LLAMA FUERA DE HORAS DE TRABAJO. Durante las noches y fines de semana se encuentra solo, razón por la cual decide llamar a sus trabajadores a casa constantemente.

6. NO ACEPTA CRÍTICAS. Su única vida es el trabajo. Si alguien lo critica o se siente ignorado lo toma como si el mundo entero se hubiera vuelto en su contra y su actitud es todavía más cruel hacia sus subordinados.

7. INSULTA A LA GENTE. Una de sus fantasía sexuales es la de practicar el “dirty talk” en la cama. Al no poder hacerlo, se dedica a realizar insultos personales en el trabajo. Lo acompaña con amenazas e intimidación, de forma verbal.

8. AMENAZA CON SU MIRADA. Como extensión, aprovecha para practicar también el “dirty look”, amenazando con miradas asesinas y comunicación no verbal.

9. TE TOCA DEMASIADO. Está mancado de roce. Lo compensa invadiendo el territorio personal y mediante el contacto físico no deseado con sus trabajadores.

10. BROMEA Y VACILA SIN CONTROL. La falta de sexo y por tanto diversión. Eso lo lleva a buscar la broma sarcástica y a vacilar aprovechando su posición.

11. HUMILLA SIEMPRE QUE PUEDE. Ha leído en silencio todos los libros de 50 sombras de Grey y ha visto ya 100 veces la peli. Le gustaría practicar sadomasoquismo. Al no poder, humilla a sus víctimas laborales, las degrada y las avergüenza en cuanto se ponen a tiro.

12. TE NINGUNEA.  Las únicas experiencias sexuales que tiene son con amiguitos invisibles que ha creado en su mente. Por ello, sin darse cuenta, a veces trata a las personas de su alrededor como si fueran invisibles.

¿Alguien tiene o conoce a alguien con un jefe así?

 

Lisa Rose 23 marzo 2015 2 etiquetas (mostrar)

Comentarios

Eva

Eva dijo:

jajajajajajajaja!

Berta

Berta dijo:

Muy bueno! No sólo conozco uno sino que lo tengo en el despacho de enfrente…

Juan

Juan dijo:

Buuuuuf, me lo dices o me lo cuentas? El mío lo tiene todo

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.