Falsas creencias morales sobre sexo ¡que debes olvidar ya!

La sexualidad se vive de forma muy diferente en función de la cultura en la que crecemos. Nuestro país, por razones obvias de carácter político e ideológico, ha sufrido represión sexual en el pasado, imponiéndose faltas creencias y mitos que han limitado nuestras libertades. Aunque parece que todavía existen sectores que pretenden imponer una moral conservadora, por suerte la sociedad impone sus libertades. Es momento de romper con todo y olvidar esas mentiras para siempre.

 

 

LA FINALIDAD DEL SEXO – Según algunos sectores e instituciones, el sexo serviría exclusivamente para procrear y conservar la especie humana. Consistiría en la introducción del pene en el interior de la vagina hasta que el hombre expulsa sus espermatozoides. Por suerte hoy en día sabemos que el sexo es mucho más que esto: en cuanto a su finalidad, además de la ya mencionada, sirve también para dar y recibir placer, transmitir afecto y cariño hacia la otra persona, es una forma de comunicación, aumenta la autoestima, te hace feliz… y muchas otras finalidades. Y todas ellas igualmente importantes como la reproducción; en relación a su práctica, además de la penetración vaginal, destacamos innumerables prácticas sexuales tales como la masturbación, el sexo oral o el sexo anal entre otras.

PAREJAS SEXUALES – El sexo se ha concebido tradicionalmente y de forma exclusiva como la unión entre un hombre y una mujer. Hoy en día vemos que no tiene porqué ser así. Son igualmente válidas las parejas formadas por dos hombres o dos mujeres. Incluso yendo todavía más allá, las opciones sexuales se multiplican si entendemos el sexo como la interacción de varias personas a la vez, como pueden ser los tríos o las sesiones de sexo grupal. Todas las opciones son buenas si son consentidas y te apetece probarlas. No hay nada malo ni prohibido siempre que no merme la libertad de otras personas.

SOBRE LA MASTURBACIÓN – Han intentado hacernos creer por todos los medios que era mala, tanto desde el punto de vista moral como desde la perspectiva de salud. Podías ir al infierno e incluso quedarte ciego. La masturbación, en cambio, es una excelente manera de conocer tu cuerpo, vivir tu sexualidad de forma plena e incluso mejorar en los encuentros sexuales con tu amante. Cabe destacar que el uso de un vibrador para ellas o un masturbador masculino para ellos contribuyen a que la experiencia sea todavía mejor.

FANTASÍAS ERÓTICAS – Pensar en sexo, y más todavía las mujeres, sería de baja moral, totalmente detestable. Por el contrario, las fantasías sexuales son geniales tanto en hombres como en mujeres. Nos predisponen al sexo y nos hacen sentir más deseables. Una fantasía sexual puede llevarse a cabo o simplemente puede quedar como eso, una fantasía sexual. En relación a su temática, no hay limitaciones, nada es censurable.

EDADES PARA EL SEXO – Históricamente nos han hecho creer que el sexo era cosa exclusiva de adultos y tenía caducidad una vez llegabas a cierta edad. Actualmente sabemos que el sexo se vive, en cierto modo, desde la infancia y que se prolonga durante toda la vida hasta la vejez. Algunos estudios destacan que la actividad sexual en mujeres ancianas es especialmente alta y disfrutan de la masturbación sin complejos.

Lisa Rose 08 abril 2015 2 etiquetas (mostrar)

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.