Las 10 situaciones sexuales más embarazosas

Una relación sexual es el momento más íntimo que existe entre dos personas. Durante su práctica se comparte erotismo, excitación, pasión, lujuria, placer... La vergüenza desaparece y nos entregamos a nuestra/o amante al 100%. Pero hay que ir con cuidado y mantener una cierta tensión para conseguir que la experiencia sea positiva. De otra forma pueden generarse situaciones embarazosas que rompen la magia del momento e incluso terminan con la sesión sexual.

 

 

A continuación os dejamos algunas de las situaciones más bochornosas que puede comportar la práctica sexual, seguro que te sientes identificado o identificada con alguna de ellas. En ese momento el pensamiento único es el de “¡tierra, trágame!”:

 

  1. Sin duchar / Sin depilar – El sexo llega en ocasiones en el lugar y el momento menos esperado, sin darnos tiempo de prepararnos para ello. Si has tenido un día largo puede que llegues sin la limpieza mínima necesaria, rompiendo con la magia del momento. No ir depilada puede acarrear también problemas ya que la imagen que proyectas se alejaría de la mujer sexy que él espera encontrar.

     

  2. Una flatulencia inesperada – Es una situación muy vergonzosa. Aunque seguramente tu amante lo entenderá, puede que tú te desconcentres hasta el punto de perder toda excitación. Llegado este momento, relájate e intenta olvidar lo sucedido, le puede pasar a cualquiera.

     

  3. Gritar más de lo normal – Si disfrutas del sexo de verdad puede que estés inmerso o inmersa en un estado de semiconsciencia y no te des cuenta que estás jadeando y gritando como si te hubieran poseído. No te preocupes en exceso, seguro que tu pareja disfruta viéndote gozar al máximo. Otra cosa muy distinta puede ser que luego te cruces con la vecina del rellano, puede que tenga una imagen bien distinta de ti.

     

  4. Tu cara durante el orgasmo – Llegar al clímax es el momento más culminante del sexo, tu cuerpo se contrae y sientes un calambre que va de los pies a la cabeza. Es posible que pongas los ojos en blanco y tu cara se transforme considerablemente. No es el mejor momento para controlar tus instintos más básicos pero intenta no parecer un alien.

     

  5. Una contractura o calambre muscular – Durante el sexo es fácil que te dejes llevar y quieras probar mil y una posturas diferentes. Pero cuidado, un mal gesto puede acabar con toda la magia y llevarte de la cama al hospital por contractura muscular. Un calambre puede no ser tan grave pero la imagen que darás posiblemente será bastante cómica y hasta un poco patética. Si tienes mucha confianza con tu amante ningún problema, será un momento de risas. Pero si no, puede que acabe con todo.

     

  6. Gatillazo – Hablamos de uno de los momentos más bochornosos que pueden suceder. Si tu pareja está intentando excitarte y no consigues una erección, intenta relajarte y esperar un rato. Si te obsesionar con ello será todavía peor y no habrá nada que hacer en toda la noche. Si el motivo es la ingesta de demasiado alcohol será del todo inevitable, no podrás practicar sexo hasta pasadas una horas.

     

  7. La imagen de tu cuerpo – Algunas posturas sexuales dejarán al descubierto tus rincones más secretos del cuerpo. Nos referimos, por ejemplo, a la imagen de tu culo en la postura del perrito. No pienses en lo que está pensando tu amante, si estás así es porqué le excita verte desde esa perspectiva. Otro posible mal momento puede ser al desnudarte si no te sientes 100% contento o contenta con tu cuerpo. Aleja ese pensamiento, una vez más si estás en la cama con esta persona es porqué le gustas tal y cómo eres, disfruta del momento.

     

  8. Sorpresas durante el sexo anal – El sexo por la puerta de atrás requiere tomar ciertas precauciones para evitar situaciones embarazosas. De todas formas debes tener en cuenta que es esta práctica es precisamente anal, y que lo que pase forma parte del juego. Te invitamos a leer un post muy interesante, llamado: “Sexo Anal para Todos. ¡Aprende a disfrutarlo de una vez por todas!”

     

  9. Sudar desmesuradamente – Sudar es algo natural y más todavía si va ligado a un ejercicio intenso como puede ser el sexo. Otra cosa muy distinta es cuando se te va de las manos y no puedes parar de hacerlo de forma abundante. Puede acabar con la magia del momento en poco rato.

 

  1. Que os pillen en plena acción – El sexo en lugares de riesgo es muy excitante pero otra cosa muy diferente es que os pillen, por ejemplo, vuestros padres o compañeros de trabajo. La situación no sólo es embarazosa sino que puede hasta acarrear consecuencias.

 

Y tu, ¿has vivido otras situaciones bochornosas en la cama además de estas?

Lisa Rose 14 abril 2015 2 etiquetas (mostrar)

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.