Chicas, posturas sexuales para el orgasmo seguro

Cuando hablamos de posturas sexuales una de las primeras cosas que nos vienen en mente es el gran libro del Kama Sutra. Existen infinidad de posibilidades para disfrutar del sexo en pareja, pequeños retos y nuevos alicientes que experimentar. ,Y hasta grandes retos, ya que algunas de las posturas que aparecen son casi imposibles, más bien propias de gimnastas profesionales e incluso brillantes contorsionistas.

 

 

Pero, ¿cuáles son las más efectivas para que la mujer llegue al orgasmo? Hoy repasamos aquellas posturas que te ayudarán a llegar al clímax en un tiempo record. De esta forma podremos conseguir el tan anhelado orgasmo simultáneo con la pareja.

Las siguientes posturas contribuyen a que el clítoris entre más en contacto con el cuerpo del hombre o que quede libre para estimularlo manualmente, ya sea por él o por ella misma. Y es que el orgasmo de una mujer va muy ligado no sólo a la penetración sino también al clítoris.

La mujer sobre el hombre

Él está tumbado y ella sentada sobre él, ambos de cara. Mediante esta postura la mujer tendrá el control absoluto pudiendo decidir tanto la profundidad de la penetración como el ritmo en todo momento. Lo que hace tan especial a esta forma de hacerlo es que ella puede frotar su clítoris contra el cuerpo de su amante. Con un poco de práctica y control es fácil llegar al orgasmo.

El perrito

Ideal para controlar cada uno de los movimientos. Aquí cualquiera de los dos puede llevar la voz cantante, realizando movimientos para que la penetración sea exactamente tal y como la queremos. Tanto él como ella podrán estimular el clítoris de forma manual. Para ello vale la pena tener una pequeña bala vibradora que sólo con acercarla a tu botincito hará las mil delicias.

De lado

Ella se coloca recostada sobre un lado, de espaldas a su amante, con las piernas abiertas o cerradas, y él la penetra por detrás. Es ideal para penes grandes ya que la penetración no será tan profunda como en otras posturas. Mediante esta fórmula el clítoris también queda libre para que lo estimules con tu mano o tu juguete erótico preferido.

Montando a caballo

En esta ocasión ella también se situará encima del chico, que estará tumbado boca arriba. A diferencia de la primera postura de la que hemos hablado, la chica se sentará de espaldas al chico. Podrás frotar el clítoris contra el cuerpo de tu hombre y, si te tiras hacia atrás, podrás también hacerlo manualmente. La doble combinación hará que puedas controlar en cada momento cómo quieres sentir placer y así conseguir el mayor de los orgasmos.

Piernas arriba

Mientras él la penetra, ella se coloca tumbada boca arriba con las piernas encima de los hombros de su chico. Esta postura permite una gran estimulación al penetrar el pene profundamente, pudiendo jugar con el ángulo de inserción. Al tener la cadera alta, el clítoris será muy accesible y podréis estimularlo ambos fácilmente.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.