Los 10 comportamientos más recurrentes tras el sexo

¿Qué haces tú después de tener sexo? Te desvelamos las prácticas más habituales al finalizar el encuentro sexual.

Lo hemos comentado en innumerables ocasiones, el sexo despierta nuestra curiosidad y lo hace de una forma insaciable. Queremos saberlo todo, encontrar razones a nuestros comportamientos más primitivos. Tanto es así que científicos y psicólogos de todo el mundo dedican parte de sus estudios a entender el porqué de todo lo que envuelve esta práctica tan gratificante.

 

después del sexo

 

La principal conclusión a la que podemos llegar es que después del orgasmo el cuerpo tiende a relajarse y a apagarse. Esto sucede por motivos puramente fisiológicos en los que tanto cuerpo como mente piden un receso. En términos generales, los hombres tienden a rendirse y a no pedir nada más, sólo descansar; las mujeres parece que buscan reforzar su vínculo afectivo y demandan caricias e intercambiar algunas palabras dulces.

 

Pero, ¿Cuáles son los 10 comportamientos habituales tras el sexo? A continuación te lo contamos:

  1. HABLAR – Se dice que conversar después del sexo es tan importante como el sexo en sí. Las hormonas que libera nuestro cuerpo propician unos instantes muy especiales, que vale la pena aprovechar, en los que nos apetece expresar nuestro cariño hacia la persona con la que hemos compartido momentos íntimos.
  2. CARICIAS, BESOS Y ABRAZOS – Aunque es más propio de mujeres, algunos hombres también lo experimentan. Después del encuentro físico y mental, aumenta la proximidad entre los amantes. Se trata de un momento puramente afectivo, desvinculado del sexo, en el que nos apetece acercarnos y disfrutar de pequeños gestos tiernos.
  3. DORMIR – Lo decíamos antes, este es un comportamiento recurrente en hombres. No es que ellos se desvinculen de la mujer, es simplemente una respuesta fisiológica que ocurre tras el orgasmo. El hombre libera endorfinas, un tipo de hormonas que inducen a la relajación y propician la somnolencia.
  4. LLORAR – Lo recogen innumerables estudios, lo llaman “llanto sexual” y se produce sobre todo en mujeres tras tener un orgasmo. Parece ser que al liberar tensiones tras un periodo de máxima excitación se produce un desconcierto absoluto que provoca esta respuesta involuntaria. Aunque parezca contradictorio, no hablamos de un llanto negativo sino de un hecho satisfactorio y de máxima plenitud.
  5. DOLOR DE CABEZA – El sexo tiene infinidad de efectos positivos para la salud pero de vez en cuanto, a ciertas personas, puede generarle algún pequeño efecto contraindicado. Parece ser que algunos hombres y mujeres, al experimentar un aumento de la presión arterial, desencadenan migraña después del sexo.
  6. PEQUEÑA AMNESIA TEMPORAL – Otro posible efecto negativo que ocurre en ocasiones, aunque no es muy frecuente, es la pérdida de memoria durante un pequeño periodo de tiempo. Esto se explicaría al descender el nivel de oxígeno en la sangre.
  7. GANAS DE HUIR – Es un fenómeno muy curioso que provoca desconcierto en ambos amantes. Parece que la respuesta es una vez más de tipo fisiológico. Tras el orgasmo puede desencadenarse una sensación de mezcla entre satisfacción y vacío que impulsa al hombre o a la mujer a abandonar el lugar con cualquier excusa. No tiene por qué tratarse del resultado de una mala experiencia sexual.
  8. CONDUCTAS NEURÓTICAS VARIAS – El cuerpo y mente son impredecibles y pueden responder de formas muy diversas al producirse cambios en el organismo. Tanto es así que a veces aparecen conductas extrañas como quererse duchar rápidamente, pequeñas neuras personales… no hay por qué preocuparse siempre que no sean cosas importantes.
  9. GANAS DE COMER O FUMAR – Vinculados a una necesidad del organismo, una búsqueda de recompensa personal y a patrones psicológicos preestablecidos. Un cigarro después del sexo es uno de los clásicos entre los clásicos.
  10. NECESIDAD DE TECNOLOGÍA – Este comportamiento ha aparecido en los últimos años por el exceso del uso de teléfonos inteligentes y ordenadores. Hay persona que después del sexo sienten la necesidad imperiosa de conectarse a las tecnologías. Esta actitud puede generar malestar en la otra persona. En ocasiones son ambos que se lanzan al uso indiscriminado de sus teléfonos.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.