Las 6 mejores posturas para penetraciones bien profundas

¿Te apetece un poco de sexo descontrolado? Existen muchos tipos de momentos sexuales, uno para cada momento. En ocasiones disfrutamos haciendo el amor pero en otras estamos tan excitadas que nos apetece gozar de sexo salvaje con penetraciones fuertes y profundas. Con ello reivindicamos sentirnos mujeres, dejar que nuestro hombre nos posea, sin más. Y que lo haga hasta el final, disfrutando del pene de nuestro chico en su máximo esplendor.

 

 

Mediante una penetración bien profunda llegamos a notar como la base del pene choca con nuestra pared vaginal. Es muy tentador, ¿no crees?

Hablemos de cómo conseguirlo. Existen varias posturas que facilitan este tipo de estimulación vaginal tan placentero. Os lo contamos a continuación.

  1. SENTADA DE ESPALDAS: El hombre se estira boca arriba y ella se coloca encima de él. Pero en lugar de hacerlo mirándolo, lo hace de espaldas a su amante. Con esta postura, y jugando con la inclinación de tu cuerpo, podrás controlar el grado de penetración, buscando la posición exacta para que el pene de tu chico se deslice entero en tu interior.
  2. CON LAS PERNAS EN ALTO: Hablamos de la típica postura del misionero pero añadiendo esta pequeña variación. Al levantar las piernas se levanta la pelvis, facilitando una penetración mucho más profunda. Aquí será él quien controlará la situación pero te garantizamos que la penetración será extremadamente profunda.
  3. LOS DOS SENTADOS EN LA CAMA O UN SOFÁ: Él está sentado y ella lo hace encima de él, mirándose los dos. Es importante que no lo hagas en una silla ya que las piernas de la chica deberían estar dobladas, con los pies a la altura de la cintura del chico. Con esta postura la vagina quedará ligeramente sobresaliendo y facilitarás que la penetración sea mayúscula. Si frotas tu cuerpo contra el de tu chico conseguirás una doble excitación extra: por un lado estimularás tu clítoris; pero además harás que el pene de tu hombre descubra tus rincones más secretos.
  4. DE PIÉ, POR DETRÁS: Para conseguir una penetración profunda es importante separar y levantar un poco una de las piernas de la mujer. Con una ligera inclinación hacia delante conseguirás que el pene entre hasta el final.
  5. POSTURA DEL PERRITO: Separa ligeramente las piernas y nalgas para que quede el camino libre y pueda envestirte como deseas. El control lo puede llevar tanto el chico como la chica, podéis intercambiar el rol en cualquier momento. Si inclinas tu cuerpo hacia delante y hacia abajo será todavía más profunda.
  6. LADEADOS, DE ESPALDAS: Se trata de una variante más a las dos anteriores. Al penetrar el chico por detrás, si separas un poco las piernas, conseguirás el efecto deseado.

Recuerda que este tipo de posturas que permiten la penetración profunda pueden ser indicadas también en los casos en los que el chico sea un poco corto de talla.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.