Los miedos de los hombres en la cama. ¡Ellos también tienen!

¿Sabías que los hombres también sienten temores a la hora de acostarse con una mujer? Siempre se ha creído que los miedos son propios y exclusivos de ellas, que el hombre está preparado de forma natural para disfrutar del sexo sin importarle nada más. Pero no es así, hoy os contamos algunos de los aspectos por los que un hombre puede tener dificultades en la intimidad e incluso hacer que el sexo se convierta en casi un imposible.

 

Los miedos de los hombres en la cama

 

El tamaño del pene

El cine porno ha hecho mucho daño en este sentido. La películas XXX muestran a actores extremadamente bien dotados. La realidad es muy distinta ya que la media del pene de los españoles es de 13,58cm. No obstante, incluso los hombres que están por encima de esta media pueden tener complejo con el tamaño de su pene.

Los hombres, desde la adolescencia, tienden a preocuparse por su tamaño pero sobre todo lo hacen en relación al pene de otros hombres, como pueden ser sus amigos. De esta forma se va generando un sentimiento que los acompaña durante toda su vida. En muchos casos se preocupan incluso al comparar su miembro con el de posibles exnovios de su pareja.

 

Su cuerpo serrano

Bueno, o no tan serrano... La publicidad muestra a hombres con cuerpos de infarto, musculosos, sin un solo gramo de grasa. Y eso, como casi todo en la TV, no ocurre luego en la realidad.

Parece que sólo las mujeres se preocupan por su figura pero algunos hombres lo sufren en silencio. El mero hecho de desnudarse completamente delante de una mujer, mostrando su tripa o un michelín de más, puede ser una difícil tarea también para ellos, pudiendo incluso no excitarse como cabría esperar.

Los hombres, como cualquier persona, pueden tener ciertas inseguridades respecto a su cuerpo, y más todavía cuando tienen algo de sobrepeso.

 

El momento de la verdad: las erecciones

Algunos hombres se ponen muy tensos justo antes de llegar al momento clave. Algunos sufren de tal forma que incluso pueden perder la concentración y con ella la erección. Otros factores que pueden dificultar este proceso de excitación son el estrés, el cansancio, la fatiga o la ingesta de alcohol, drogas o medicamentos.

Cuanto más se preocupa un hombre por obtener una erección, más difícil se torna. En ocasiones la sesión termina en frustación y la experiencia puede dificultar futuros encuentros sexuales por miedo a que ocurra lo mismo.

 

Terminar antes de lo deseado

La eyaculación precoz es otro de los grandes miedos de los hombres en la cama. Se trata de un hecho meramente psicológico pero muy difícil de controlar si se piensa sólo en ello. Los hombres se preocupan no únicamente por ellos sino porqué no pueden satisfacer a su pareja como creen que merece.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.