5 Mujeres reales nos confiesan lo que sienten al tener un orgasmo

El cuerpo de una mujer es mágico, a la vez complejo, capaz de disfrutar de muchísimo placer. El camino no es sencillo, cuesta algunos años aprender a hacerlo. Al controlarlo, hay mujeres que tienen orgarmos de forma relativamente sencilla. Otras luchan para llegar a él y lo disfrutan únicamente en contadas ocasiones. Tal y como pasa con casi todo, es una cuestión de práctica, de dedicación.

 

 mujer masturbándose

 

La mujer que se precia disfruta de su cuerpo tanto a solas como en pareja. Al masturbarse aprende lo que más le gusta para luego poder compartirlo con su pareja. Los Vibradores han ayudado mucho a ello, pocas son las mujeres que no tienen uno en su mesita de noche, dispuesto a llevarlas al cielo en cualquier momento.

 

El sexo, aunque ha dejado de ser tabú, sigue escondiendo muchos secretos. Sabemos que ellas han mejorado en las últimas décadas su capacidad de obtener placer pero, ¿qué sienten cuando llegan al orgasmo? Os lo contamos a continuación, algunas mujeres nos describen las sensaciones que corren por su cuerpo al llegar al tan deseado punto álgido de placer.

 

JÉSSICA, de 26 años, confiesa que “mi cuerpo experimenta una sensación muy especial, de intenso hormigueo, que empieza por los pies y va subiendo por las piernas. El calor se apodera de mi hasta que una explosión inmensa llega a mi sexo. Cuando lo hace, mi cuerpo entero entra en tensión y siento unos fuertes espasmos que se prolongan durante unos 20 segundos, a veces incluso más. Luego mi cuerpo se relaja y quedo en un estado de relajación total.”

 

SANDRA, 23 años, comenta que en su caso la forma en que experimenta el orgasmo depende de cómo llegue a él. Según afirma, los orgasmos más intensos los obtiene al usar su Vibrador Conejito: “Cuando estoy sola con mi vibrador puedo recrearme tanto tiempo como me apetezca, a veces durante horas. La temperatura corporal aumenta, especialmente la de mi vagina, disfruto frotándome, penetrándome a diferentes ritmos y puedo llegar a sentir varios orgasmos, uno de detrás del otro. Al conseguirlo, es como si un relámpago recorriese toda mi espalda y explotase algo en mi estómago. Siento la necesidad de curvarme hacia atrás, gritar fuerte, retorcerme, apretar puños y dejar la mirada en blanco. Yo creo incluso que entro en un estado de semi inconsciencia temporal”.

 

PAULA, de 33 años, nos habla de sus orgasmos como algo más sensorial, no tan físico. Para ella, “el camino hacia mis orgasmos es un gran juego mental, un vaivén de emociones que me acercan hasta lo inevitable: una serie de espasmos de un placer inigualable”.

 

VANESA, a sus 19 años, es algo más romántica. Nos describe el momento de orgasmo de una forma muy visual: “Siento como si tuviera en el interior de mi vagina una gran mariposa que revolotea sus alas fuertemente, retorciéndome por el movimiento de las paredes de mi sexo”.

 

MARÍA, de 21 años, es de las afortunadas que eyaculan al conseguir un orgasmo. Desde muy jovencita aprendió a masturbarse a través de su clítoris. “Me gusta hacerlo por las noches, es como un ritual que me ayuda a dormir mejor. En ocasiones basta con acercar mi Bala Vibradora al clítoris, relajarme, y dejar que llegue el momento. Al sentir un orgasmo, noto como mi cuerpo expulsa un líquido caliente al ritmo de mis espasmos. Disfruto tanto de la sensación que siento como del regalo visual que implica ver mis fluidos saliendo a gran velocidad de mi vagina”.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.