Descubre cómo penetrar analmente a tu chico

Cuando pensamos en ofrecer placer sexual a un hombre siempre nos viene a la cabeza la estimulación del pene, ya sea en forma de masturbación directa con la mano, a través de penetración vaginal o bien con una felación. Y no es que no sea correcto, pero probablemente nos olvidamos y dejamos en segundo plano la estimulación anal cuando en realidad hay muchísimos hombres a quienes les enloquece la idea de que sus parejas se animen a ofrecerles placer anal. Tener sexo anal significa dar un paso más y querer disfrutar de la sexualidad en todo su esplendor. Al practicarlo sentirás que estás explotando tu lado más salvaje y la excitación será enorme. Si tienes la habilidad de estimular el punto correcto del trasero de tu chico te aseguramos que él sentirá los mejores orgasmos de su vida y tú te convertirás en la mujer de sus sueños.

Descubre cómo penetrar analmente a tu chico

Quedan ya muy lejos los antiguos prejuicios y falsas creencias de que el sexo anal es tan sólo para hombres homosexuales. A día de hoy todo el mundo sabe que mediante la estimulación anal se consigue alcanzar la próstata y el tan preciado punto P masculino, o también llamado punto prostático.Y es que, además, es importante destacar que el ano posee gran cantidad de terminaciones nerviosas que resultan muy sensibles a la estimulación, con lo cual un buen masaje erótico en esta parte conducirán a cualquier hombre a una dimensión superior de placer.

Si estás leyendo esto es que crees que ha llegado el momento de dar un paso más y convertirte en la Amante Excelente. Seguro que eres muy buena en la cama, la mejor practicando sexo oral, mueves las caderas de escándalo... Pero, ¿no te gustaría que tu hombre sintiera un nuevo tipo de orgasmo que lo transportara hasta el mismo cielo? Esta es tu oportunidad de lucirte.

Puede ser que tu chico al principio sea un poco reacio a dejarse penetrar analmente y que le tengas que explicar que el sexo anal es uno de los mayores placeres que existen y que su masculinidad no depende de ello. Pero, ¿cómo tratar el tema? Te lo contamos a continuación.

Cosas a tener en cuenta

El ano debe estar limpio antes de practicar el sexo anal, así que dile a tu chico que se lave bien el trasero con agua y con jabón antibacterial para eliminar cualquier olor y residuo fecal. También es muy recomendable un enema para dejar la zona completamente limpia. Así evitaréis riesgos y situaciones embarazosas.


Empieza con la estimulación

El sexo anal requiere de mucha excitación previa. Es por este motivo que debes estimular sus zonas erógenas a fin de que la pasión se encienda, tu chico se relaje y confíe plenamente en ti. Masajea su pene, testículos, acaricia su perineo, besa sus pezones... Cualquier juego preliminar que se te ocurra será siempre bienvenido.

Ve acercándote a su ano

Una vez veas que tu hombre está encendido y con ganas de sexo ya puedes ir acercándote a su ano. Como el ano es una zona que por sí sola lubrica poco es importante aplicar generosamente un lubricante anal para facilitar la penetración y hacer que la experiencia sea placentera y para nada dolorosa. Una vez aplicado el lubricante ya puedes deslizar un dedo alrededor del orificio, realizar pequeños movimientos circulares sobre su ano e intercalar esto con ligeras presiones. ¡Recuerda tener las uñas bien cortadas para no hacerle daño! Enseguida verás que la zona se relaja y empieza a dilatarse.


Beso negro

Ahora es momento de que tú también dejes de lado los prejuicios y te atrevas a deslizar tu lengua sobre su agujero, lamiéndolo todo con pasión. Tu hombre te hará saber que hay pocas experiencias tan excitantes como recibir sexo oral ahí detrás.


Penetración anal

Cuando veas que su trasero está receptivo y al presionar tu dedo entra con facilidad, ha llegado el momento de penetrar en su interior suavemente, poco a poco, cada vez de forma más profunda, hasta alcanzar la próstata. Sentirás que tu chico está listo para todo. Puedes optar por tres cosas: continuar la estimulación con el dedo, utilizar un consolador anal o bien penetrarlo con un arnés strapon.

 

  • Penetración con el dedo: realiza movimientos repetitivos entrando y saliendo, jugando en su interior, buscando su próstata... Recuerda que la próstata es la gándula encargada de almacenar el semen y está situada debajo de la vejiga urinaria, bastante cerca de la entrada del ano, con lo cual no hace falta meter mucho el dedo. Una vez dentro se tiene que doblar el dedo hacia arriba y tocar la próstata con mucho tacto. Si estimulamos correctamente esta zona el placer resulta, ni más ni menos que explosivo. Incluso se puede llegar a tener más de un orgasmo seguido. 
  • Consolador Anal: en un sexshop online encontrarás gran variedad de dildos y plugs anales diseñados especialmente para el placer anal. También podéis decantaros por un estimulador prostático, el cual está ergonómicamente diseñado para alcanzar fácilmente esta glándula masculina. No olvides aplicar una buena dosis de lubricante para que el deslizamiento sea óptimo. Una vez hayas introducido el consolador o dildo en su ano intensifica el ritmo y la profundidad para que la excitación aumente hasta llegar al orgasmo.
  • Arnés strapon: Una de las fantasías sexuales más recurrentes en los hombres es que sus parejas los penetren con un arnés strapon. En este caso la mujer adquiere el rol dominante y satisface analmente a su amante, haciendo que el hombre se vuelva totalmente adicto al placer que se le ofrece. Existen en el mercado arneses strapon con dildos realistas que tienen formas fálicas, o bien dildos de diseño. Descubre qué estilo prefiere tu chico para que se sienta atraído por la experiencia.


La importancia de la comunicación

Recuerda que la penetración anal puede hacer que esos momentos de placer sean todavía más intensos y los orgasmos conseguidos mucho más placenteros gracias a un buen entendimiento entre vosotros. Así que debes estar muy atenta a sus reacciones y comentarios, dejarte guiar y estimularlo de la forma que más le guste. La comunicación durante el sexo es primordial y marcará la diferencia. Para llegar a la excelencia hace falta mucha práctica. Verás que pronto confiará plenamente en ti y te convertirás en su diosa del placer anal.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.