Las mejores Zonas Erógenas Masculinas además del pene

Los hombres disfrutan como locos cuando les estimulamos el pene, sobre todo si nos centramos en el glande, el escroto... pero el cuerpo masculino no empieza y termina en ese punto de la anatomía. Existen muchas otras zonas erógenas, a veces incluso desconocidas por ellos mismos, que pueden llevarlo al cielo, si sabemos cómo trabajarlas.

 

Las mejores zonas erógenas masculinas además del pene


Hoy hablamos de las mejores zonas erógenas masculinas. Son muchos los rincones a estimular y cuantos más conozcas mejor será la experiencia global sensorial durante el sexo. Te lo contamos a continuación:

EL PENE Y LOS TESTÍCULOS. Como ya hemos avanzado, el pene es la zona erógena reina de la sexualidad de un hombre. Al estimularlo conseguiremos que este llegue al orgasmo con bastante facilidad. No obstante, no te olvides de los testículos. La estimulación conjunta mejorarà la excitación. Araricia los testículos, cógelos con fuerza, apriétalos un poco, lámelos... Las opciones son muchas y muy variadas. Seguro que le encantará todo lo que le hagas. Pero cuidado de no pasarte y hacerle daño, es una zona muy sensible al dolor. No cabe decir que una felación es siempre más que bienvenida para un hombre.

EL CUELLO. Esta zona erógena te sorprenderá. Bésalo el cuello, acarícialo, chúpalo, juega con tu lengua y los labios o incluso hazle algún chupetón. Con la mera estimulación del cuello conseguirás que tu chico tenga una potente erección y esté preparado para dar un paso más.

EL CUERO CABELLUDO. Algunos hombres confiesan volverse locos al recibir un masaje en el cabello. Unas delicadas caricias con las yemas de los dedos, acompañadas de un vaivén de tu cuerpo desnudo, rozando tus pechos sobre su torso, desatarán la pasión.

LOS LABIOS. Existen infinidad de tipos de besos. Pueden ser tiernos, sensuales, apasionados, calientes, salvajes e incluso lascivos. Estos pueden ser secos o húmedos. Y además de besar, puedes lamer, morder, aprietar... Los labios son fuente de excitación. Aprende a jugar con ellos y te ganarás a tu chico.

LAS PIERNAS Y LOS PIES. En ellas hay muchas terminaciones nerviosas que te servirán para seducir a cualquier hombre. Juega con sus muslos, la cara interna de las rodillas, un pequeño mordisco en los pies. Chúpale un dedo, hazle una caricia en el antebrazo. No olvides ningún centímetro de su cuerpo, si lo trabajas bien sabrás sacarle partido. Un Aceite de Masaje de Sabores será de gran ayuda.

Aceita de masaje de sabores

EL ANO. Se trata del gran desconocido debido a muchos tabús sobre el placer anal en hombres. En cambio, resulta ser una zona erógena con enormes posibilidades. Los hombres que lo han probado dicen volverse absolutamente locos y disfrutan de su trasero tanto al masturbarse como en sus relaciones de pareja. Un pequeño Dildo Anal o unas Bolas Anales tienen un valor incalculable. Un Lubricante Anal os ayudará a que todo fluya de forma más fácil.

Dildo Anal Sensualove   Bolas Anales para hombres

Para las parejas más atrevidas, os recomendamos un Arnés Strapon. Al usarlo, ella tendrá el poder y el recibirá placer como nunca antes.

Arnés Strapon para hombre


LOS PEZONES. Las mujeres no son las únicas que reciben placer al estimular los pechos. Los hombres también disfrutan al recibir un beso, lametazo, pellizco o pequeño mordisco en los pezones. Algunos hombres incluso pueden llegar a alcanzar tal excitación que con un posterior mero roce en el pene pueden llegar al orgasmo. Así que no te olvides de ellos.

Así que recuerda, estas zonas erógenas pueden servir como juego previo para calentar motores con tu chico. Pero además puedes estimularlas mientras le practicas una felación o durante el coito. Estimular más de una zona a la vez hará que la experiencia sea incluso más completa. Si eres capaz de dar placer a tu chico de forma especial, lo tendrás siempre a tus pies ;-)

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.