Orgasmos inesperados en público: confesiones reales de mujeres

El cuerpo no deja de sorprendernos, es la conclusión que podemos sacar de las confesiones de algunas mujeres que nos cuentan que han tenido orgasmos en situaciones inesperadas, incluso inoportunas en muchos casos.

Experimentar el clímax es algo que nos proporciona un grado de satisfacción enorme, se trata de una intensa descarga de placer que dura entre 10 y 30 segundos. Normalmente se produce mediante la estimulación, ya sea en pareja o a solas, pero algunas mujeres experimentan intensos orgasmos sin necesidad de jugar con su cuerpo.

Orgasmos inesperados en público

A continuación te contamos algunas confesiones reales de mujeres sobre orgasmos espontáneos. ¡No te las pierdas!

Irene, 26 años: “Lo mío no tiene nombre, ¡a veces tengo orgasmos al estornudar!. Cuando me ocurre, suele ser tras una serie de entre 6 y 10 estornudos seguidos. No es necesario que esté caliente, todo empieza con el primero y la excitación va en aumento. Es durante los dos o tres últimos estornudos que mi cuerpo no puede más y estalla. Si estoy sola no es problema pero me ha pasado durante reuniones de trabajo e incluso en comidas familiares. Lo más difícil es esconder mi cara de placer mientras todos me miran y me dicen ¡salud!...”.

Carlota, 39 años: “El gimnasio es mi lugar del delito, no puedo evitarlo y debo confesar que me encanta jeje. Tengo una facilidad inexplicable para tener orgasmos. Los ejercicios que me los provocan son las sentadillas, abdominales u otros con pesas. Me excita tenerlos rodeada de hombres que desprenden sudor”.

Alba, 18 años: “Creo que empecé a tener orgasmos, desde muy pequeña, yendo en autobús al cole. Ahora, cuando subo a uno, busco el lugar donde el motor hace vibrar más el asiento. Si cruzo las piernas y aprieto los muslos rítmicamente, unido a las vibraciones, puedo tener hasta 10 orgasmos en un trayecto de 20 minutos. Es algo que podría evitar pero prefiero disfrutarlo al máximo”.

Virginia, 32 años: “Lo mío son las bicicletas y los caballos. Al estar un poco abierta de piernas y con el clítoris rozando constantemente, me es muy fácil correrme. No lo he hablado nunca con mis amigas pero estoy segura que esto le pasa a más de una. No voy a ser la única viciosilla, ¿no?”.

Patricia, 28 años: “Mi novio todavía alucina cuando le cuento que a veces tengo orgasmos andando por la calle. No sé exactamente cómo ocurre, creo que es una mezcla entre el roce del tanga y el contacto de mis muslos al andar. Suele pasarme con largas caminatas. El grado de excitación es tal que no puedo reprimirlo. Como soy multiorgásmica, puedo tener uno tras otro y así sin parar. Lo mejor es que me hace subir la autoestima, siempre pienso que se me nota en los andares”.

Si no eres de las afortunadas que tienen orgasmos sin hacer nada, puedes recurrir a juguetes sexuales del tipo Huevo Vibrador, que te permite introducirlo y salir a pasear o a bailar, controlando las vibraciones a través de un mando a distancia.

Huevo Vibrador Sensualove para tener orgasmos en la calle

¿A qué esperas para gozar de tu cuerpo en cualquier ocasión? El sexo es un juego, hay que disfrutarlo día a día ;)

Lisa Rose 10 octubre 2016 3 etiquetas (mostrar)

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.