¿Quién inventó los consoladores?

Se calcula que un tercio de las mujeres españolas poseen como mínimo un consolador en su mesita de noche. Y no es de extrañar, ya que la estimulación del clítoris y del punto g de la mano de un vibrador produce unos orgasmos muy satisfactorios a la mayoría de mujeres, incluso a aquellas a quienes cuesta alcanzar el clímax en sus relaciones habituales en pareja. Las mujeres que utilizan consoladores de forma asidua reportan una mejora sexual tanto en el sexo en solitario como acompañadas. Pero ¿sabes exactamente quién inventó estos artilugios tan seductores y deliciosamente estimulantes? En Sensualove haremos un repaso por la historia de los consoladores y vibradores para que te hagas una idea de lo antiguos que llegan a ser estos excitantes juguetes eróticos.

Juguetes Sexuales Sensualove

Aunque parezca asombroso diversos estudios demuestran que ya en la prehistoria se utilizaban instrumentos como consoladores, hechos en piedra y madera, para obtener placer. Estos dildos rudimentarios eran utilizados tanto por parte de hombres como de mujeres. El consolador más antiguo tiene 28 mil años, y fue encontrado recientemente por unos científicos alemanes en la cueva Hohle Fels, cerca de Suabia, en Alemania. Se trata de un pene de veinte centímetros de largo y tres de ancho esculpido en piedra cenagosa, perfectamente pulido. Así que ya sabes de donde viene la expresión de pasar por la piedra, como sinónimo de penetrar.

Consoladores Prehistóricos Sensualove

En el siglo VI a.C, durante la época de los faraones egipcios, se carecía de muchos de los tabúes sexuales que hoy presiden la sociedad occidental, con lo que el uso de consoladores era muy habitual entre la población. Esto se sabe porque se han encontrado jarrones con dibujos de mujeres utilizando consoladores, tanto analmente como vaginalmente. Además, en tales dibujos artísticos también se puede apreciar como las mujeres efectuaban sexo oral a los hombres. El sexo era algo familiar y divertido que se vivía con todo su esplendor, con lo que se disfrutaba al máximo.

Hay documentos escritos en los que se explica que durante la dorada época de los griegos las mujeres solteras utilizaban los denominados olisbos, los cuales eran dildos elaborados en piedra, cuero o bien madera pulida. Queda claro que la vida en Grecia era plácida y que el sexo se practicaba de manera libre y sin vergüenza. De hecho, en estos años era muy habitual disfrutar de enormes orgías multitudinarias, es decir fiestas bacanales por todo lo alto en las que el uso de consoladores era perfectamente normal, así como también emborracharse.

Bacanal Antigua Grecia Sensualove

Con la llegada del Cristianismo hubo un cambio de mentalidad de la sociedad, la cual seguía ciegamente la voluntad divina, con lo que las relaciones sexuales durante la Edad Media se restringían a fines procreativos, de manera que las relaciones homosexuales estaban muy mal vistas y eran perseguidas por la iglesia. Se han encontrado consoladores y dildos de esta época, pero adquirirlos era realmente difícil.

Sexualidad Época Medieval Sensualove

En el mundo oriental, como en la China, durante se utilizaban consoladores de madera laqueada. Se ha demostrado que algunos de ellos disponían de texturas y todo para disfrutar de unas sensaciones orgásmicas. Y es que, las mujeres chinas del siglo XV eran unas auténticas profesionales del arte amatorio y conocían muy bien las ancestrales prácticas sexuales taoístas, en la que los practicantes creían que al llevar a cabo tales acciones disfrutarían de buena salud y mayor longevidad. Al tratarse de un acto tan beneficioso para la salud el sexo se practicaba habitualmente y con desenvoltura. Los chinos, pues, practicaban el sexo para mantenerse jóvenes y estar en forma durante toda la vida.

Como todos sabemos el Renacimiento italiano nos ha dejado maravillosas pinturas, frescos y esculturas en los que se aprecian varias escenas muy explícitas de parejas en posiciones sexuales. En esta época se empezó a utilizar el aceite de oliva como lubricante junto a los consoladores, para que la penetración fuera más agradable, sensual y para nada dolorosa en el caso de que fuese anal. Más adelante los aceites se sofisticaron y se perfumaron con flores y demás esencias para que conseguir que la atmósfera del amor tuviera un carácter más erótico y sensual.

Aunque ya hemos visto que los consoladores han existido siempre a lo largo de la historia de la humanidad no es hasta el 1880, en la conservadora Inglaterra victoriana, que el uso de los consoladores se consolida, reforzando su uso entre mujeres, y lo más sorprendente es que durante esta época los consoladores tenían una finalidad totalmente médica. Servían para curar una supuesta enfermedad, la histeria femenina. Por aquel entonces se creía que algunas mujeres sufrían de histeria, y sus síntomas eran: irritabilidad, mal humor, nerviosismo... Según los griegos Platón e Hipócrates, el útero de las mujeres, llamado hystera, no era estático, sino que se movía por el cuerpo femenino. Cuando el útero se desplazaba y llegaba al pecho las mujeres éstas se ponían enfermas, se ponían histéricas, de modo que no había quien las calmara. Lo que se tenía que hacer entonces era relajar a la mujer neutralizando el útero, la cual cosa se conseguía con unos masajes íntimos hasta que los músculos se contrajeran y hubiera expulsión de fluido vaginal. Hablando claro, lo que se hacía era masturbar a la mujer hasta que tuviera un orgasmo.

Se creía que lo que causaba la histeria era la abstinencia sexual, cuando en realidad no era más que una frustración sexual. Por este motivo, y por prescripción médica, se recomendaba a las mujeres casadas tener relaciones sexuales muy a menudo con sus maridos y a las solteras se les decía que se casaran. Como último recurso una comadrona les ofrecía el masaje curativo untándose un dedo con un aceite esencial de flores. Lo más gracioso del tema es que los maridos y/o las madres de las pacientes se sentaban al lado a ver como masturbaban a las mujeres hasta que éstas llegaban al tan deseado y relajante orgasmo.

Médico Masturbando Mujer Histeria

La histeria era una enfermedad en la que las pacientes no corrían ningún riesgo de muerte, pero para curarse tenían que atender a varias “sesiones” de forma continuada. Aunque era una gran fuente de ingresos para los médicos éstos no disfrutaban de la tarea., ya que se agotaban masajeando con vigor y además en muchas ocasiones esto les llevaba mucho tiempo. Es en este momento cuando nacen los primeros consoladores. El médico Joseph Mortimer Granville inventó en el año 1870 el primer consolador electromecánico de la historia. Éste tenía una forma fálica, era de grandes dimensiones y permitía que las mujeres llegaran al clímax rápidamente, en menos de diez minutos de media.

Primer Consolador Mecánico Historia Sensualove

Una vez visto el enorme éxito y potencial que tenía este consolador la empresa americana de electrodomésticos Hamilton Beach, fundada en 1910, fabricó en serie un consolador más reducido que servía para desestresar a las mujeres y que éstas fueran más felices en general. Para comercializar dichos consoladores tenían eslóganes tipo: “ Porque tú, mujer, tienes todo el derecho a no estar enferma” o bien “El secreto de la juventud es tener un buen vibrador”. La empresa incluso tenía un modelo que, intercambiando el cabezal, podía usarse como batidora de cocina. Era un electrodoméstico 2 en 1. Parece increíble, ¿verdad?

Aunque el funcionamiento de estos primeros consoladores vibradores era un poco rudimentario, con pedales, gas o baterías, estos alcanzaban entre 1500 y 7000 pulsaciones por minuto. Su precio asequible y el hecho de que aparecieran anunciados en todo tipo de revistas y panfletos hizo que se vendieran miles de unidades. Utilizar un vibrador consolador no era algo morboso ni escandaloso, ya que se adquiría por cuestiones de salud y por estricta recomendación médica.

A partir de los años 20 en el cine para adultos empezaron a verse los consoladores más como objeto de placer que como mero instrumento médico y sobre el 1950 la histeria dejó de considerarse una enfermedad por la “Asociación Americana de Pediatría”. En este punto los consoladores ya tuvieron una connotación mucho más erótica. Fue en la década de los años 70, considerada la década de la revolución sexual, cuando los consoladores se popularizaron por todo el mundo gracias a la creación del vibrador Hitachi Magic Wand por parte de una empresa japonesa. Originalmente fue creado para aliviar la tensión y relajar los músculos de cualquier parte del cuerpo. Pero evidentemente se trataba claramente de un juguete sexual encubierto, ya que utilizado en el clítoris brindaba a las mujeres de orgasmos explosivos. Esta varita vibradora tuvo un éxito tan asombroso que a día de hoy aún se comercializa, y según varias encuestas está considerado como el juguete sexual favorito de las mujeres. Además, en el mercado erótico se han lanzado muchísimas más marcas que fabrican consoladores de este tipo. Este modelo y muchos más los podrás encontrar en el sex shop online Sensualove, la tienda erótica de referencia en España. Aunque se trate de un consolador de uso externo siempre recomendamos utilizar un lubricante de base agua, ya que de esta forma el roce del juguete con el sensible clítoris no supone ninguna molestia, más bien todo lo contrario: el gozo es total y el placer resulta mayúsculo.

Lisa Rose 13 julio 2017 4 etiquetas (mostrar)

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.