Blog Sensualove | Sexo: Las mejores noticias y consejos

Las mujeres heterosexuales tienen menos orgasmos

Así lo demuestra un estudio con el título Archives of Sexual Behavior. Este concluye que las mujeres que tienen relaciones sexuales con el sexo opuesto experimentan menos placer que las que se acuestan con otras mujeres.

 

Mujeres heterosexuales tienen menos orgasmos



En este caso entrevistaron a un gran número de hombres y mujeres de distintas condiciones sexuales. Los resultados se obtuvieron al comparar los datos facilitados por mujeres heterosexuales, mujeres lesbianas y también bisexuales. Estas últimas confirmaron dicha realidad al preguntarles sobre la calidad de sus relaciones sexuales cuando estaban con hombres o mujeres. El dato se confirmó al entrevistar por separado a mujeres heterosexuales y lesbianas.

Hablemos de datos concretos porqué las diferencias son espectaculares. Las mujeres heterosexuales alcanzarían el orgasmo únicamente en el 65% de las ocasiones que se acuestan con un hombre. Las mujeres bisexuales, de media, sólo suben un punto y se quedan en el 66%. Pero las mujeres que disfrutan con otras mujeres, consiguen el éxtasis en el 86% de las ocasiones.

En cuanto a los hombres, en cambio, más del 95% de los heterosexuales aseguró que alcanza el orgasmo en prácticamente todos sus encuentros sexuales. Sorprende, no obstante, que aunque los hombres homosexuales también tienen un alto grado de éxito, en su caso consiguen el orgasmo casi siempre un 90% de ellos. El 10% restante confirmó que sólo lo consigue en ciertas ocasiones. Todo ello nos demuestra lo que ya sabíamos. Y es que a los hombres les cuesta muy poco eyacular durante el sexo.

Pero, ¿qué lectura global podemos hacer de todo esto? ¿Son mejores las mujeres ofreciendo placer? ¿Son torpes los hombres? Lo que no cabe duda es que las mujeres tienen un mayor conocimiento del cuerpo femenino así que parece lógico que sepan cómo estimularlo mejor. Pero, ¿qué otras verdades hay?

Parte de culpa también la tienen los hombres, así de claro es el estudio. Ellos procurarían más por su propio placer que por el de sus pareja. Los hombres en general (no en particular porqué hay verdaderos maestros del placer) prestarían poca atención al clítoris y al sexo oral mientras que las mujeres lesbianas tendrían más en cuenta esta parte de la anatomía feminina así como la práctica del cunnilingus.

Otras conclusiones importantes son que las mujeres lesbianas son más propensas a utilizar Vibradores, Lencería, Juguetes Anales... y dedican más tiempo a los juegos preliminares, a probar diferentes posturas o prácticas como el Bondage o el Dirty Talking (decir palabras obscenas durante el sexo).

Por último, el estudio refleja que las mujeres lesbianas se masturban más y, en consecuencia, tienen orgasmos más habitualmente. Así que sus cuerpos están mejor preparados para recibir y canalizar el placer hasta el orgasmo.

En resumen, si lo que buscas es tener más orgasmos, puedes optar por convertirte en lesbiana (nunca es tarde para eso) o intentar mejorar tu vida sexual a solas (masturbándote) y en pareja (poniendo más énfasis las dos partes).

Lee el post entero →

7 Tips para el Sexo Oral Seguro

El sexo oral es la segunda práctica sexual más popular después del coito. Las parejas lo utilizan como preámbulo o incluso como forma de placer alternativa al sexo con penetración. Muchos adolescentes, además, se inician en el sexo de forma oral antes de dar un paso más y disfrutar del sexo tradicional.

 

Sexo Oral Seguro Sensualove

 

Una felación o un cunnilingus son bastante seguros desde el punto de vista de posibles contagios de enfermedades sexuales y, por supuesto, imposibilita un posible embarazo no deseado. Pero hay que tener en cuenta que, aunque pequeño, sí existe un riesgo de contagio.

Lo que hoy te proponemos son una serie de tips que harán de esta delicia una práctica segura. Placer y salud pueden ir cogidos de la mano, siempre que sigamos estas sencillas pautas. Si te dejas llevar sólo por el calentón y te olvidas de ellas, puede tener consecuencias nefastas. Recuerda que la comunicación y el mutuo acuerdo de cualquier práctica son esenciales en cualquier relación sexual.

1. Antes de realizar una felación o un cunnilingus, comprueba que no existen lesiones en las zonas genitales. El contacto con una herida puede ser causa directa de contagio de cualquier enfermedad no deseada.

2. Una lesión en los labios, encías o el interior de la boca pueden ser igualmente peligrosos. Si es el caso, evita el sexo oral hasta que estén totalmente recuperadas.

3. El uso de un preservativo en el caso del sexo oral masculino, la felación, o una pequeña toallita de látex para el sexo oral femenino, el cunnilingus, son más que necesarios, sobre todo si se trata de un encuentro ocasional con alguien que no es nuestra pareja estable.

4. Si el hombre o la mujer se niegan a utilizar protección (preservativo o pequeña toallita de látex), es mejor optar por otras formas de sexo antes de lanzarnos a hacerlo por compromiso poniendo nuestro cuerpo en riesgo.

5. Si decides practicar sexo oral sin protección, intenta no tragarte las secreciones vaginales o el semen. Evita también que el líquido preseminal penetre en tu interior ya que también puede ser portador de enfermedades de transmisión sexual.

6. Si finalmente optas por tragarte las secreciones femeninas o el semen masculino, existen pocas posibilidades de contagio siempre que no haya heridas ni en las zonas genitales ni en la boca. Si dudas, acude a tu médico, este podrá asesorarte en los pasos a seguir.

7. El sexo oral denominado “garganta profunda”, en la que se introduce el pene hasta el final, es muy placentera pero mal realizada puede ocasionar lesiones en la garganta y el paladar. Esas heridas serían también peligrosas desde el punto de vista de un posible contagio. Eso no significa que no puedas hacerlo, simplemente que debes tener cuidado con esta práctica.

Lee el post entero →

Tips para disfrutar del mejor cunnilingus de tu vida.

El sexo oral, felaciones para ellos y cunnilingus para ellas, es la segunda práctica sexual más recurrente en la cama, por delante sólo está la penetración vaginal.

Para los hombres es parte más que fundamental que una mujer le practique felaciones de forma habitual pero, ¿qué pasa con ellas? En muchas ocasiones el cunnilingus queda relegado y no se practica tanto como cabría esperar. El motivo principal suele ser que ellas no lo piden tanto como ellos y, además, algunas mujeres creen que a su pareja podría no gustarle hacerlo. A ello hay que sumarle que la técnica es importantísima, muchos hombres no saben practicarlo correctamente y por eso ellas tampoco lo piden. Hay que tener en cuenta que la sexualidad de una mujer es algo más compleja que la de un hombre y ellas, para llegar al orgasmo, necesitan más tiempo y dedicación que ellos.

 

cunnilingus sensualove

 

Hoy reivindicamos la práctica de cunnilingus y para ello queremos trasladaros unos tips que os ayudarán a realizarlo y a disfrutarlo como es debido. Los maravillosos orgasmos que esta práctica os puede ofrecer no son como para despreciarlos.

Del mismo modo que en su momento os dijimos que una felación no es lo mismo que una buena felación, ocurre exactamente lo mismo cuando se trata de un cunnilingus. El hombre que sea capaz de practicarle a su amante un buen cunnilingus se ganará el cielo y será elevado a categoría de Santo.

Aquí tenéis unos tips que os ayudarán a ello:

  • Comodidad. Lo primero que hay que tener en cuenta es que una buena sesión de cunnilingus requiere de cierto tiempo. Os sugerimos que busquéis un buen espacio donde ella se pueda tumbar y abrirse de piernas cómodamente. Y donde él pueda dedicarse cómodamente al cuerpo de la mujer.
  • Paciencia. Ya lo hemos apuntado antes, el cuerpo de una mujer requiere más tiempo que el de un hombre para poder alcanzar el orgasmo. Vosotras relajaros y dejaros llevar, mente en blanco y a disfrutar. Vosotros tened paciencia y no desistáis, con la dedicación necesaria llegará el premio tan esperado. Tomaros vuestro tiempo y disfrutad de lo que estáis haciendo.
  • Poco a poco. El proceso de excitación de una mujer es lento, de nada sirve ir directos al tema. Empieza besando y lamiendo su cuello para poco a poco ir bajando hacia sus pechos, su barriga, ombligo, muslos… Acércate a su sexo pero sin prisa. De esta forma darás tiempo a que ella consiga la excitación necesaria para que su sexo se humedezca. La sesión de cunnilingus no ha hecho nada más que empezar.
  • Juega con su sexo, por fuera. Es momento de estimular su sexo, pero también de forma progresiva. Puedes empezar a besar y a lamer su monte de venus y los labios mayores. Ayúdate con las manos para abrir su vagina y dedícale tiempo, de fuera hacia dentro, con pequeños lametazos, no muy seguidos.
  • Ayúdate de tus manos. Tus dedos juegan un papel importante durante el cunnilingus. Con ellos podrás jugar con sus labios mayores, menores, su clítoris y adentrarte en ella. No empieces de forma muy activa, relájate y haz que sufra un poquito, eso la excitará mucho.
  • El clítoris. Es la parte más sensible del sexo de una mujer y básico durante el cunnlingus. Ha llegado el momento de prestarle atención. Piensa que en muchas ocasiones la sensibilidad es tanta que el estimularlo directamente puede causar dolor. Juega con él, con tus manos, tus labios y sobre todo tu lengua. Pero hazlo primero a su alrededor, dibujando pequeños círculos con la lengua. Poco a poco realiza algún lametazo y ve aumentando la intensidad a medida que veas las reacciones que ella tiene. Si sabes leer sus reacciones tendrás mucho ganado, eso te guiará a la perfección.
  • Fricción y succión. La lengua es importante pero puedes jugar con toda tu boca. No te limites a lamer su sexo, puedes succionar delicadamente sus labios, el clítoris… Y frotar tu boca contra tu sexo. Eso la estimulará de sobremanera.
  • El orificio. No olvides que también puedes introducir tus dedos y tu lengua en su interior. Explora todos y cada uno de sus rincones, no dejes por estimular ni un solo centímetro de su sexo. Seguro que le encantará.
  • El ano. No olvides que este orificio cuenta con innumerables terminaciones nerviosas. Juega con él usando tus dedos y tu lengua, se volverá loca de placer.
  • Ritmo. Cuando la excitación sea mayor, es momento de impartir un ritmo continuo e ir aumentándolo poco a poco. Para que la mujer llegue al orgasmo eso es imprescindible. De otra forma no podrá elevar el placer hasta el punto deseado en el que se desencadena el orgasmo. Una vez más, escucha las reacciones de su cuerpo, te guiarán a la perfección.
  • La explosión de placer. Cada mujer es un mundo pero en muchas ocasiones la mujer necesita, durante el orgasmo, centrar su estimulación en el clítoris. Observa cómo reacciona y acompáñala durante este magnífico momento como ella más prefiera. El orgasmo producido por un buen cunnilingus es algo más que especial.

Lee el post entero →