Una noche de amor con velas de masaje

Todo el mundo coincide en afirmar que las caricias son una parte esencial en los juegos preliminares. Así que una espléndida manera de conectar emocional y físicamente con tu pareja es realizando un masaje erótico. El simple hecho de deslizar las manos encima de vuestros cuerpos desnudos os ayudará a relajaros, a conocer vuestros puntos erógenos favoritos y a prepararos para el evento principal.

Velas de masaje Sensualove


Tanto si estás buscando un regalo sexy como si simplemente quieres añadir algo nuevo en vuestros juegos amorosos, una Vela de Masaje Sensualove os permitirá disfrutar de una sensualidad sin límites.

Normalmente las velas de masaje están hechas con ceras y aceites naturales como la soja o manteca de karité, los cuales tienen propiedades hidratantes y restructurantes de la piel, dejándola suave y preparada para el amor. Además, también están perfumadas con olores afrodisíacos que despertarán las ganas de disfrutar de una noche llena de pasión. En algunos casos también pueden ser velas de masaje con deliciosos aromas, ideales para que puedas besar y lamer sensualmente el cuerpo de tu pareja. Las velas masaje permiten verter delicadamente el líquido sobre la piel.

 

Velas de masaje sensualove sabores


Lo que diferencia las velas de masaje y las tradicionales velas es que las primeras se derriten a baja temperatura, de manera que la cera no está tan caliente y resulta totalmente seguro aplicarla sobre la piel.

EL AMBIENTE PERFECTO PARA UNA NOCHE DE AMOR


Una vela de masaje es una de las claves para crear el marco ideal en vuestros juegos amorosos. Te recomendamos que pongas una música suave de fondo, apagues todas las luces, enciendas la vela y estés atento a todos los sentidos. Su luz tenue creará un juego de sombras muy excitante, así como también una atmósfera perfumada muy agradable. Ten en cuenta que la vela tarda entre 10 y 25 minutos en derretir suficiente cantidad como para verter en el cuerpo y realizar un masaje. Para amenizar la espera puede ser un buen momento para desnudarse mutuamente, besarse o incluso tomarse un baño juntos.


Una vez la vela está derretida ya puedes apagar la llama y verter la cera líquida en el cuerpo de tu amante o bien sobre la palma de tu mano. La diversión empieza aquí. Desliza tus manos sobre su cuerpo presionando el contorno de sus nalgas, también por los costados, para después remontar hasta las axilas y llegando a los hombros. Puedes repetir este movimiento varias veces aumentando la presión. Los masajes suaves en los pechos también son un auténtico deleite, tanto para quien los da como para quien los recibe.


Alterna caricias con besos y mimos, tomándote tu tiempo. Sólo tú sabes qué es lo que más le gusta a tu pareja, así que disfruta del poder que tienes de regalarle placer.

Visita nuestra sección de Velas de Masaje y escoge la que más te guste.

Escribe un comentario

Por favor, ten en cuenta que revisamos todos los comentarios antes de su publicación.